We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

La economía de los elefantes azules

3 0 0
06.10.2019

Cuenta una leyenda de Tailandia que cuando el monarca no estaba satisfecho con los mimos y adulaciones de algún súbdito –hermano y compañero, diríamos en el lenguaje actual– le regalaba un elefante blanco, que, en realidad era un animal con albinismo. El súbdito agraciado con el regalo divino debía cuidar del elefante como si fuese la encarnación del poderoso. Bañarlo con jabones perfumados y especies raras, darle comida especial, manís chapareños, por ejemplo, y permitir que el séquito de seguidores del Jefazo de la época lo visite y venere, por supuesto, todo esto tenía un altísimo costo, lo que, muchas veces, arruinaba o inclusive quebraba financieramente al súbdito.

Contemporáneamente y en ámbito económico, los elefantes blancos pueden ser proyectos públicos que no tienen retorno ni económico ni social, son muy costosos de mantener y se convierten en una carga para la sociedad. La variedad y tamaño es inmensa: aeropuertos, museos personales, empresas públicas, presas, puentes y estadios de fútbol construidos para el campeonato binacional Villazón-La Quiaca y otros.

Siendo consistentes con la nueva religión del cambio, por estos paisajes revolucionarios debíamos hablar de elefantes azules, ya que así están pintados a diestra y siniestra por el........

© Página Siete