We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

Más gasto público, ¿el nuevo consenso?

2 0 0
28.07.2020

28 julio, 2020

Fernando Luengo, economista
Blog Otra economía: https://fernandoluengo.wordpress.com
@fluengoe

¿Existe un amplio consenso en torno a la necesidad de una rápida y enérgica intervención de los gobiernos en la economía a través del crecimiento del gasto público? Sí, se puede afirmar que en la actualidad se da ese consenso; se acepta que el Estado tiene que estar en el centro de la salida de la crisis económica y social desencadenada por la pandemia, que el proceso de acumulación capitalista ya estaba incubando.

Pero hay que aclarar antes de nada que en la necesidad de esa intervención convergen argumentos de naturaleza muy dispar, que reflejan asimismo intereses diversos: los grupos vulnerables de la sociedad que, ante el radical aumento de la exclusión y la desigualdad, desearían que los poderes públicos se comprometieran en el mantenimiento de unas condiciones de vida dignas; las empresas que han visto interrumpidas sus redes de suministro y se enfrentan a la brusca contracción de los mercados; los asalariados que han perdido o ven amenazados sus puestos de trabajo y reducidos sus ingresos; las personas que no pueden hacer frente a sus deudas y a los pagos de impuestos; y el conjunto de la ciudadanía, cuya salud depende del buen funcionamiento de la sanidad pública. En este contexto, destaca una paradoja. Los que hace poco exigían un Estado mínimo -eso sí, en su provecho-, los que eludían sus obligaciones tributarias, los que reciclaban sus beneficios y patrimonios en los paraísos fiscales hoy también claman por una decisiva intervención de los poderes públicos para dinamizar la actividad económica… con toda la desvergüenza y el cinismo del mundo, entran en la escena política exigiendo "qué hay de lo mío".

Pero el consenso, en el que como acabamos de señalar se dan cita intereses ciertamente dispares, desaparece o al menos se debilita; es normal que así y no hay que ocultarlo. Esto sucede cuando se ponen sobre la mesa dos cuestiones cruciales: de dónde debe salir el dinero y en qué se debe emplear. En ambos casos, las izquierdas tienen que adoptar una posición clara, pues de ello depende su credibilidad.

En primer lugar, en esta situación de excepción, que sin duda alguna se prolongará en el tiempo y que posiblemente se agravará, es clave buscar fórmulas de financiación que apunten a los de arriba, a los poderosos, a los que concentran la mayor parte de la........

© Público


Get it on Google Play