Costas se despidió agradecido, como si la afición deportiva lo hubiera tratado bien, después de cuatro contrastes en las eliminatorias para el lejano mundial.

Seguramente, agradece por los dólares recibidos mensualmente, y la indemnización por el despido justificado, sin apenas trabajar nada y con resultado cero, aunque no es el principal responsable.

La opinión pública identifica al presidente de la Federación Boliviana de Fútbol como causante de la conducción errática. El rimbombante llamado Comité Ejecutivo es parte de un elenco intrascendente, dentro la burocracia incompetente bien pagada que no merece en conjunto ninguna confianza.

Es increíble que en Bolivia, aquel que reemplace a un presidente sea siempre peor y que el abismo sea cada vez más profundo.

Encima de todos los males, como una maldición, el nivel actual del fútbol boliviano es el peor de todos los tiempos. Nunca hubo una selección tan mala como la que tenemos ahora, sin jerarquía ni individualidades, incapaces de hacer ilusionar, por lo menos con buenas actuaciones.

Si pudiera elegir o designar al técnico de la Selección, me inclinaría por un boliviano, entre los que ya dirigieron el equipo de todos, pero siempre sin apoyo para encarar un proceso serio.

El espacio de la columna no alcanza para enumerar los múltiples obstáculos que tiene cualquier técnico, extranjero o boliviano, para realizar y exigirle un buen trabajo.

Ahora, será el brasileño Antonio Carlos Zago, mañana otro, pero nada cambiará ni mejorará si los dirigentes no trabajan en lo más importante que es respaldar y promocionar el fútbol base.

Causa preocupación, el próximo partido contra Perú en La Paz y Uruguay en Montevideo, pero se espera que el nuevo entrenador, con un poco más de conocimiento del medio, afronte los principales problemas de la Selección, como la defensa endeble y lenta.

Tito de la Viña metió el dedo en la llaga, no es nada personal, solo es la verdad, que todos sabemos y algunos callan. Así no se puede seguir, o cambian de actitud o se van.

La incógnita es si el actual presidente y colaboradores cercanos serán capaces de reencauzar su gestión, enmendar errores, reparar daños, evitar más metidas de pata, antes de ser defenestrados como los peores de la historia.

Mis circunstancias

MOISÉS REVOLLO

Periodista deportivo

[email protected]

QOSHE - Si pudiera elegir al técnico - Moisés Revollo H
menu_open
Columnists Actual . Favourites . Archive
We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

Si pudiera elegir al técnico

5 0
27.10.2023

Costas se despidió agradecido, como si la afición deportiva lo hubiera tratado bien, después de cuatro contrastes en las eliminatorias para el lejano mundial.

Seguramente, agradece por los dólares recibidos mensualmente, y la indemnización por el despido justificado, sin apenas trabajar nada y con resultado cero, aunque no es el principal responsable.

La opinión pública identifica al presidente de la Federación Boliviana de Fútbol como causante de la conducción errática. El rimbombante llamado Comité Ejecutivo es parte de un elenco intrascendente, dentro la burocracia incompetente bien........

© Opinión


Get it on Google Play