We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

El silencio de los corderos

2 3 2
10.03.2020

Intervención en la Cátedra Pío Tamayo de la UCV del 9 de Marzo de 2020

De nuevo agradezco a la Cátedra Pío Tamayo y al Prof. Agustín Blanco Muñoz la invitación para debatir los temas que gravitan sobre el país. En esta oportunidad discutir uno de la magnitud del planteado en esta oportunidad no es de ninguna manera fácil. Responder a una pregunta como esta, “¿Negociación electoral para mantener o derrotar «la usurpación»? implica de entrada haber asumido un posicionamiento en relación a lo que está realizando la oposición oficial venezolana con el mandato que se le entregó a Juan Guaidó Márquez el 23 de enero de 2019.

Y en eso mi posición ha sido diáfana desde el mismo momento en que decidieron abandonar el mantra del cese de la usurpación en la Asamblea Nacional para ir a elecciones con el régimen. Esto ocurrió el 1ro de octubre de 2019 con la aprobación de la famosa Ruta Integral denominada eufemísticamente “Acuerdo para la ruta política integral planteada al país que permita elecciones libres y transparentes como salida a la crisis que viven los venezolanos y la reinstitucionalización del país”.

Ese nuevo Acuerdo llevó a la basura el Estatuto que rige la Transición aprobado el 5 de febrero de 2019, razón por la cual aun me extraña que los venezolanos aún se pregunten si Guaidó y la MUD-Frente Amplio irán o no a elecciones con el régimen. ¡Claro que irán! Eso ya fue decidido el 1ro de octubre de 2019.

Ese nuevo Acuerdo que permite elecciones con Maduro en el poder marcó una ruta distinta a la decidida el 23 de enero de manera oficial.

Los partidos mayoritarios de la Asamblea Nacional decidieron ir a elecciones este año con el régimen.

Entonces la pregunta no es si la “negociación electoral es para mantener o para derrotar “la usurpación”. No se derrota “la usurpación” yendo a elecciones con el régimen bajo sus condiciones, como efectivamente está sucediendo desde que montaron la Comisión Preliminar de 11 diputados, integrándola con diputados del Psuv que habían perdido su condición de tales por abandonar sus cargos.

La sucesión de eventos posteriores demuestra que la negociación está en pie, continuando con la designación paritaria del Comité de Postulaciones Electorales encargado de nombrar los nuevos Rectores del CNE. Nadie entiende ese 50-50 si la oposición oficial es mayoría en la Asamblea Nacional. La guinda de esa torta la pondrán ambas “Asambleas Nacionales”, la de Parra y la de Guaidó, para designar esos Rectores ya negociados con el régimen de Maduro con el visto bueno del Presidente Encargado, aunque él siga insistiendo extrañamente que “no irá a elecciones hasta que Maduro se vaya”.

No ha negado ni uno solo de los pasos para la conformación de ese CNE negociado por su segundo vicepresidente, Stalin González.

Creo que algunos en Venezuela nos vemos como la agente Clarice Starling en la extraordinaria........

© Noticiero Digital