We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

Desobediencia civil y la presencia del pasado

1 0 0
12.11.2019

12 noviembre, 2019

Latinoamérica ha sido protagonista en la prensa internacional las últimas semanas.

Una constelación de problemas ha salido a la superficie, y aunque los sucesos en Chile, Ecuador, Perú, Bolivia y Haití difieren en mucho, tienen dos cosas en común: dejan en evidencia la inmensa presencia del pasado, con sus aflicciones institucionales; y además demuestran cómo la desobediencia civil puede ser efectivamente utilizada para modificar decisiones ejecutivas. Vayamos por partes.

Chilenos y ecuatorianos han vivido en carne propia el carácter explosivo de una sociedad económicamente desigual. Nadie va a creer que las protestas estén motivadas únicamente por un aumento de precio en un servicio público o en la gasolina, está claro que son producto de la frustración acumulada que la precariedad financiera causa en grandes sectores de la población.

El más fascinante ejemplo es Chile, ya que allí se puede observar cómo el crecimiento económico y la reducción de la pobreza no necesariamente se traducen en menores índices de desigualdad social. Los números son elocuentes: en 2017 el 1% más rico del país acumuló el 26,5% del capital, mientras que el 50% de los habitantes con bajos ingresos dio a parar solo con el 2,1%. Las protestas en Chile podrían verse como el grito de una población que se sabe en camino al primer mundo, pero que intuye la presencia de problemas sistemáticos que deben ser solventados para que el bienestar se generalice.

Esta terrible distribución de las riquezas es quizás la más negativa de las herencias coloniales, ya que se hace presente a lo largo de toda la región. Se perpetúa a si misma a partir de la acumulación, lo cual ha sido la chispa que ha encendido los fuegos revolucionarios que tantos estragos han causado en América Latina. Y aunque algunas revoluciones han sido positivas y hasta necesarias, su existencia es el síntoma de un mal que durante siglos ha entorpecido el avance de estos países. El bajo poder adquisitivo de los chilenos, por ejemplo, con frecuencia los lleva a endeudarse para poder acceder a servicios básicos de calidad como la salud o la educación. Similarmente, el plan de austeridad........

© Noticiero Digital