We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

La falsa Inquisición

8 90 0
24.06.2021

Juan C. Fleicer

Es evidente que López Obrador tenía que cambiar al responsable de combatir la corrupción en la administración pública luego de tres años de muy cuestionables logros, pero es lamentable que lo haya hecho por las razones equivocadas. Despidió a la secretaria responsable por una percepción de deslealtad política, no por su fracaso en la tarea de limpiar la vida pública institucional.

La gestión de Irma Eréndira Sandoval, secretaria de la Función Pública recién defenestrada, resultó una decepción por motivos que en parte son atribuibles a ella, pero también por razones que escapan a su voluntad. Entre los primeros, sin duda, están las desproporcionadas ambiciones políticas de ella y su marido, John Ackerman, académico y hombre de medios de comunicación. Se asumieron como cabeza de una corriente radical dentro del obradorismo y comenzaron a actuar, a ojos del líder del movimiento, con estrategias facciosas al interior de Morena misma. Nada que no hagan otras facciones, por supuesto, salvo que lo hacen arropados y por las vías sutiles que ofrecen muchos años de experiencia. Los Sandoval, hermanos y parientes incluidos, primerizos en grandes ligas, escenificaron varios escándalos públicos en sus ansias de obtener mayores posiciones para los suyos. Ackerman no ahorró enemigos en distintas disputas y Pablo Sandoval habría incurrido en el pecado imperdonable de mover los hilos para exhumar el turbio pasado de Félix Salgado Macedonio, favorito del presidente para quedarse con la........

© Milenio


Get it on Google Play