We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

La mano de Cuba en las conversaciones venezolanas de Oslo

3 14 0
18.05.2019

Después de brillantes demostraciones como opositor atinado, Juan Guaidó ha caído en la trampa que siempre dijo rechazar: autorizar conversaciones con Maduro. La razón: hay un nuevo factor jugando ahora en la ecuación: la Cuba castrista. Según los reportes de prensa, las conversaciones de Oslo fueron inicialmente sugeridas por La Habana. De ahí el peligro de haberse planeado en la isla una solución afín a sus intereses, aunque para ello tenga que entregar alguna pieza del complejo ajedrez que se juega en Caracas. Maduro sería sacrificado.

Desde las fallidas negociaciones de la oposición venezolana con altos mandos de la dictadura madurista, ya se vio más o menos claro que los planes de La Habana podrían implicar el cambio de Maduro por el general Padrino. Cuando este general puso como condición encabezar el gobierno de transición, detrás estaba la inteligencia cubana intentando controlar el proceso y colocando uno de sus mejores hombres, el general Padrino, encabezando los cambios hacia “la democracia”, la cual sería, ir a un esquema ya probado antes por el castrismo en Nicaragua.

Eso significa que muy probablemente la oposición haya recibido garantías de un relevo de Maduro por un gobierno de transición más elecciones, como exige Guaidó, pero dejando intacto el ejército encabezado por Padrino y el partido por Cabello. Habría elecciones que el castrismo estaría dispuesto a perder de inicio (recordemos la victoria de Violeta Chamorro) pero petróleo para Cuba y el esquema chavista continuaría en Venezuela, incubándose y a la espera.

El esquema que el castrismo promueve para Venezuela ahora, podría satisfacer los pedidos de EUA respecto a que “Cuba recoja sus militares”, pudiendo los cubanos sugerirles a los norteamericanos una solución para la isla similar a la venezolana. Retirando sus 20 mil hombres (casi todos médicos) pero dejando intacto el sistema de contrainteligencia sembrado en el ejército que encabezaría Padrino. Dentro de la isla el proceso sería sin cambios políticos y sin elecciones, pero con determinadas garantías capitalistas en la economía. ¿EUA aceptaría?

No habrá solución democrática en Venezuela -ni en Cuba- que no implique extirpar de raíz la ideología castrista, cosa que aparentemente la actual oposición venezolana no es muy consciente, al manifestarse contra una solución militar, única manera de “limpiar” totalmente el panorama marxista venezolano y cubano. Nicaragua es testigo del error de haber permitido una solución a medias, dejando impostado un partido y un ejército marxista, dispuestos a regresar.

Consulte otros artículos de Jorge Hernández en Cubalibredigital.

NOTA DEL EDITOR: Esta opinión del autor es de su exclusiva responsabilidad y no representa los puntos de vista de Radio Television Martí.​

El pasado sábado 11 tuvo lugar, en el centro histórico de La Habana, una Marcha Alternativa contra la Homofobia en Cuba. Desafiando el imponente despliegue represivo, centenares de activistas LGBTI, acompañados de numerosos simpatizantes, desfilaron valientemente por el Paseo del Prado, desde el Parque Central hasta el Malecón. Al llegar a esta última avenida, la policía puso fin al evento. ¿Teme el régimen un nuevo “Maleconazo”?

Se trató de la primera manifestación independiente realizada en la capital cubana desde la que semanas atrás escenificaron los adversarios del maltrato animal. Por esta única vez, la marcha sabatina no fue organizada por la doctora Mariela Castro Espín y sus paniaguados del gubernamental Centro Nacional de Educación Sexual (CENESEX).

Las razones esgrimidas por la 'Sexóloga en Jefa' para no escenificar este año su habitual conga provocan sorpresa. Las dificultades económicas, el entorno político internacional y la actitud hostil de Washington parecen más bien pretextos. Al parecer, se decidió no convocar el desfile para evitar cualquier expresión “políticamente incorrecta” que, en medio del masivo descontento popular con el actual incremento de las carencias de todo tipo, pudieran hacer personas nada ortodoxas que, por definición, no suelen actuar como otros esperan de ellas.

Por consiguiente, lo que en las marchas convocadas por el CENESEX era acatamiento del poder y conformismo político se transformó por esta vez en desafío a las mismas autoridades que, como nos enseña la Historia, si por algo se han caracterizado ha sido por su rechazo y su represión a cualquier expresión de homosexualismo.

Ahí están, para recordárnoslo, los bochornosos campos de concentración de las llamadas “Unidades Militares de Ayuda a la Producción” (las tristemente célebres UMAP) y los encendidos discursos del “Máximo Líder”. En éstos —muy difundidos por cadenas de radio y televisión y reproducidos después en los periódicos nacionales— se vio el espectáculo lamentable de un jefe de estado que arremetía, con expresiones peyorativas de todo tipo, contra una categoría de conciudadanos, por el solo hecho de tener preferencias sexuales diferentes.

La conversión de la conga obediente organizada por la hija predilecta de su papá en un desafío cívico representa un buen ejemplo de la forma en........

© Martí