We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

Resist

4 1 61
28.11.2018

Cumplía unos 11 años cuando clandestinamente hurgaba en el cuarto de mi hermano Camilo. Al igual que en el caso de mi paciente padre, tenía la costumbre de “robar” sus cds, cassettes, vinilos. Encontré un cassette que decía Pink Floyd. The final cut. Echada a andar la cinta, sin rebobinar, lo primero que atisbé fue la explosión de una bomba. En mi infantil inocencia, guardé el cassette en mi colección de “objetos raros”.

Pocos años después, el jocoso destino me brindó otra oportunidad. En medio de las travesuras del insomnio, me topé con The Wall, la película de Alan Parker en base al álbum de ese nombre. Para mi suerte, en lugar del tradicional film “erótico” de los viernes en el canal 13, se les dio por colocar The Wall.

Creo que no debe existir ser humano que sea el mismo luego de escuchar a Pink Floyd. The Wall me abrió un mundo donde es diáfana la fusión de la más exquisita música con........

© Los Tiempos