We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

Rapinoe

4 24 0
18.07.2019

Profeso un inmenso respeto por las mujeres deportistas. Quizás porque yo misma empecé a practicar deporte a la edad de siete años. Mi abuela me llevó al club deportivo del barrio y me inscribió en Gimnástica. Después, mi madre me envió becada al Marcelo Salado a entrenar en la especialidad de Natación. Fui muy deportista desde entonces, e incluso estudié hasta el último año de la carrera de Educación Física en el Pedagógico Superior, donde me iba a especializar en Natación, Clavados y Gimnasia Rítmica Deportiva (debía escoger tres especialidades). No lo hice. Conozco el enorme esfuerzo que deben hacer las mujeres deportistas en países machistas y tiránicos para poder desarrollar sus ambiciones. Tanto o más que los hombres, todo sea dicho.

En la actualidad estoy al corriente de algunos deportes, como la inmensa mayoría, pero no sigo ninguno con fanatismo. El último deportista al que aprecié fue Zinedine Zidane, y se acabó. O lo acabé yo con un artículo que publiqué en Le Courrier International. Paro de contar.

Recién, sin embargo, me interesé en el equipo de fútbol femenino norteamericano. Son magníficas, juegan con unas capacidades increíbles, lo dan todo. Pero. Hablan demasiado. Sobre todo........

© Libertad Digital