We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

Cayetana y Cataluña

2 10 0
09.11.2019

El lunes tuvimos el debate y hemos vuelto a quedarnos igual que antes. El formato, tal vez inevitable con tanto candidato, hace imposible la conversación y reduce la contienda a un intercambio de golpes efectistas. Como dijo en su día Escohotado, nadie ha hecho tanto por darnos a conocer a quienes quieren gobernarnos como Bertín cuando abrió su casa y les dejó hablar y olvidarse del otro.

Caben, sin embargo, algunos apuntes al programa que se acabó igual de tarde que Crónicas Marcianas en La Primera. Abascal fue a mi juicio el más convincente, quizá sobre por una cuestión de tono. Como me ocurrió con la visita de las derechas a can Bertín, el de Vox me pareció el más sincero y adulto. El único de los cincos (todos hombres, como nos recordaron mil veces las presentadoras y los presentadoros del show) que da la sensación de saber quién es, no ya qué piensa, y no se contonea según suene la música de lo que llamamos reductoramente la opinión pública.

A esa serenidad de encontrarse pareció acercarse Casado con la barba más cuajada y un discurso que quizá no brille, pero en el que se reconoce al PP fiable (el que está centrado en la derecha, no el que flota en medio del éter).

Y de esta serenidad sigue alejándose Rivera, que ya siempre sobreactúa y tiene el vicio de pedir al otro que esté "tranquilo" cuando más nervioso se pone él. Horas después del huele a leche, el candidato de Ciudadanos volvió a llenar el debate de trastos y fotocopias inútiles, que o no se leían o abusaban del prestigio de cifras por lo demás dudosas (como la bobada del I.C.B., Impuesto de la Corrupción Bipartidista). Rivera también abusó de utilizar sus orígenes como un argumento político refiriéndose cada vez a Cataluña como su tierra, lo que no deja de ser curioso en un partidario........

© Libertad Digital