We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

Macroneón y Microrrivera

2 149 0
17.06.2019

El Front National de Marine Le Pen ganó las Elecciones Europeas en Francia. En marche!, que así se llama el improvisado partido del presidente de la República, Macron, que unos años antes de instalarse por su cuenta con el apoyo de Hollande, era ministro, con Valls de primer ministro, trata de camuflar su indudable derrota, porque nunca el FN ganó unas elecciones nacionales, mediante un ejercicio de equilibrismo mediático que consiste en apoyar al Partido Socialista Europeo, donde está el PSOE de Sánchez frente al Partido Popular Europeo, donde está el PP, que es el más votado. Y la pértiga del equilibrista es España. Mejor dicho, el partido dizque hermano que hace el primo: Ciudadanos.

El derrotado Macron o Macroneón, que imita al genocida corso en la técnica de publicitar campañas ruinosas como la de Egipto como grandes victorias de la civilización occidental, pretende borrar su derrota usando el el antiguo ALDE, rebautizado Renew Europa tras quedar como tercera fuerza en el Parlamento, decidir entre los dos generalatos que han frenado el avance de partidos que discutían parcial o totalmente la UE, tanto en materia de inmigración, islamismo e intervencionismo económico como en libertades protegidas por la soberanía nacional de los países de la UE. Y lo han hecho asumiendo buena parte de las ideas de esos partidos llamados equívocamente de ultraderecha. El único que realmente lo es y el único en triunfar, en Francia, ha sido el Front National contra Le petit Macronéon.

Y como es el único que no ha sabido defender a su país en su país, de esa amenaza que en algún caso lo es y en otros es todo lo contrario, Macroneón se ha proclamado jefe político del centro en España, usando a un partido como Vox, que defiende la unidad nacional, la Constitución, la monarquía parlamentaria, el liberalismo económico y el Estado de Israel, como si fuera hermano gemelo del FN, que es intervencionista en materia económica, tradicionalmente antisemita y, por cierto, enemigo de España, de sus intereses y de su cultura, como suele serlo el nacionalismo francés.

Pero una de las manifestaciones más siniestras de ese nacionalismo francés, imperialista y napoleónard, es presentar sus intereses particulares en política exterior como generosas manifestaciones de la civilización occidental. El mejor ejemplo es Monsieur Áfrique, que con rango más que ministerial se encarga de corromper a los dirigentes de los países de la Francophonie para lograr concesiones petrolíferas o mineras fuera del mercado y de la ley, adobados con sobornos como los famosos diamantes de sangre de Bokassa para Micronéon Giscard, el........

© Libertad Digital