We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

Iglesias inventa el Gobierno en cómodos plazos, y Rivera, el de rebote

2 109 0
16.09.2019

Vivimos los minutos de la basura, casi descontada la cita electoral, pero en materia de invenciones, soluciones imposibles y engañifas a granel, asistimos a sucesos extraordinarios. Lo más llamativo en el orden de las ocurrencias, no se sabe si para despistar al enemigo o a la opinión pública, es lo que Pablo Iglesias ofreció a Sánchez en los diez minutos de teléfono que al final consiguió: formar un gobierno a prueba hasta los Presupuestos Generales del Estado, y si para entonces se había demostrado su ineficacia, se disolvería y tan amigos, o sea, tan enemigos; pero si funcionaba -nadie sabe quién lo decidiría o con qué criterio- seguirían juntitos y en coalición.

Yo de la Erudita de Galapagar, me mosquearía. La unión a prueba es una institución matrimonial de algunas tribus de Oceanía, y consiste en disfrutar del sexo y la convivencia, a veces hasta la procreación, sin firmar ante el brujo y la asamblea ningún compromiso matrimonial. Al principio, se quiso interpretar como un alarde de libertad sexual sin afán posesivo, pero estudios posteriores aclaran que en la unión a prueba todas las bazas están de parte del hombre, que prueba la satisfacción sexual que le produce la mujer y su capacidad de procrear, sin ratificar un compromiso y pasando a otra UTE (Unión Temporal Extramatrimonial). Cuando ni la fertilidad es suficiente, la madre queda a cargo de la criatura, sola o con la tribu, y si también puede evitar un marido desagradable, ella y la criatura quedan sin protección material. El triunfo del cristianismo en Roma como "religión de mujeres" se basó en asegurar la monogamia y la legitimidad de los hijos. El matrimonio político a prueba, sería, pues, un feo precedente para el civil.

Por otra parte, esta improvisación del Marqués de Galapagar debería también preocupar a su cultísima consorte, porque sugiere una voluntad de........

© Libertad Digital