We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

El destino de Rivera y el futuro de Ciudadanos

6 176 0
09.06.2019

A un partido político debería juzgársele por sus hechos y por sus dichos. Al principio, por sus dichos; cuando se acerca o llega al Poder, por sus hechos. Los dichos, es decir, las ideas que se exponen a la opinión pública como denuncia de abusos y carencias en una comunidad política tienen infinitamente más valor del que se les concede. Y no sólo porque luego se contrastan con lo que se hace, sino porque las ideas tienen consecuencias casi de inmediato a través de las encuestas, que valoran el aprecio que tienen en el cuerpo político de toda la nación, o de una región, clase social, sexo, lengua, tendencia política o religión. Por eso son adoptadas a su modo por los demás partidos, o bien combatidas, si se cree ganar más votos contra ellas que con ellas.

Evidentemente, en las últimas cuatro elecciones en tres semanas, calculado disparate de Sánchez, las propuestas que se han debatido, asumido o combatido han sido las de Vox. Y en ese sentido, el movimiento cívico o patriótico de Abascal -no partido, como decía él mismo y con razón, aunque sus palmeros no lo vean- ha sido el vencedor moral de unas elecciones que ha perdido. Relativamente, claro, porque pasar de la nada a 24 escaños, ya lo hubiera querido Rosa Díez, cuyo patriotismo de izquierda mereció mejor suerte y cuyo hundimiento hizo emerger el patriotismo centrista de Ciudadanos y Rivera. Que hasta ahora han sido lo mismo, como UPyD y Rosa Díez, pero que pueden correr la misma suerte según las decisiones que tome su líder.

No quisiera ser injusto ni ventajista en ese análisis de un partido y de un líder que han hecho cosas extraordinarias por España y por la Libertad. Más que nunca, y aunque la política es cualquier cosa menos justa, no cabe olvidar la tarea contra el separatismo cultural y mediático -que son casi lo mismo- en Cataluña, Valencia y Baleares. Tampoco la lucha por recuperar ciertas competencias de las Comunidades Autónomas -Educación, Sanidad- que nunca debió transferir el Estado y que, si se mira........

© Libertad Digital