We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

Carmena y Errejón pueden decidir la Desvestidura

3 81 0
15.07.2019

Para cualquier estudioso del Comunismo es apasionante observar el laberinto de pasiones, disimulos, hipotecas y mangancias que atraviesan Pablo Iglesias y su medio zumo de naranja. Pero antes de tomarlos a broma, recordemos que ese partido totalitario estuvo hace tres años a punto de llegar al poder, y lo hubiera hecho si enarbola la bandera nacional contra las burguesías nacionalistas en vez de sumarse al totalitarismo separatista y antiespañol. Pero ojo: aquel Podemos tiene medio cuerpo fuera y vivo, es el de Carmena y Errejón, e intuyo que las encuestas del PSOE sobre sus expectativas de voto decidirán la Investidura. De momento, Desvestidura.

Llevamos dos meses de parálisis política por parte del candidato a la Presidencia, que, por desgracia, es Presidente en funciones. Las alternativas matemáticas para formar mayoría que las urnas arrojaron en las Generales son sólo tres: mayoría absoluta con el PP, con Ciudadanos o una mayoría frankenstein con Podemos y el zurriburri nacionalista, hijotarra y golpista que urdió la moción contra el Tío del Bolso. Hasta ahora, todo lo que ha hecho el PSOE se encamina a este Frente Popular Separatista: Navarra, Barcelona, Aragón, Comunidad Valenciana, Canarias, Baleares y País Vasco, como ya dejaba adivinar la línea separatista-comunista de la Mesa del Congreso, presidida por dos antiespañoles rabiosos: Batet y Pisarello.

El problema es que esta es una mayoría con tantos partidos y tantas cuentas pendientes con la Justicia, sobre todo en el ámbito catalán, que no puede ser ni estable, ni pacífica ni duradera. Y como lo único de lo que no cabe dudar es de que Falconetti hará lo que sea para seguir en Moncloa, si quisiera una legislatura asegurada por cuatro años habría ofrecido un pacto a C´s y, en segunda instancia, al PP, rompiendo, claro, con el separatismo. Si no lo ha hecho es porque no quiere. Si después de tropezar con Podemos no se vuelve a Ciudadanos, ya no lo hará. Al menos, en esta legislatura.

Pero un Gobierno con los comunistas, al servicio del separatismo y con la ETA como vigía político es cualquier cosa menos presentable........

© Libertad Digital