We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

Un tarugo populista

1 0 0
12.09.2019

Hace un lustro o más que hablamos del populismo y los populistas de manera incesante. Los términos se han hecho familiares, pero cuanto más nos familiarizamos con el populismo como acusación, más se difumina el contenido. Una vez que un término consigue entrar en la jerga política, se demuestra útil en la batalla dialéctica y establece fronteras morales aparentemente firmes, el proceso habitual es la saturación y el vaciado. Llega un punto en que apenas significa nada: cualquier cosa puede ser populista. Ello a pesar de la gran cantidad de literatura periodística y ensayística dedicada a estudiarlo y de la no menos imponente cantidad de literatura política que se pregunta no ya qué demonios es, sino cómo diablos combatirlo.

Los intentos por hallar la raíz del populismo en ideologías conocidas y definidas suelen ser decepcionantes. Algún ensayo reciente rastrea el origen del populismo en el fascismo, aunque de ese modo se acaba desdibujando el fascismo. Habrá rasgos suyos que aparecen en el populismo, pero las coincidencias parciales no son suficientes para consignarlo como un heredero. Menos atención se presta a las afinidades entre el populismo y........

© Libertad Digital