We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

Qué divertido quemar la ciudad

6 70 0
18.10.2019

Los graves disturbios en Cataluña son la prueba que los sentimentales aportan para su previo juicio sobre la sentencia: no ayuda. Los sentimentales ven todo esto con pena de amor, aunque lo han visto así desde el principio. Su consejo siempre ha sido el sentimiento, nunca la ley, nunca la fuerza, nunca el rechazo a las pretensiones de sus queridos independentistas. All you need is love y diálogo. Y, claro, ve tú a decirles que las sentencias no están para ayudar ni para dejar de ayudar, sino para condenar, si procede, al que ha cometido un delito. Luego, eso sí, pedirán las condenas más duras del mundo para los de La Manada. O para los corruptos del PP. El sentimiento no se fija.

Ahora, cuando los dirigentes independentistas han soltado a sus bandadas de adolescentes para que se diviertan quemando las calles de Barcelona, los sentimentales nos enseñan aún más su pena, penita impostada por los terribles daños que ha provocado la sentencia. No tanto los materiales, que esos, ya se sabe, no les........

© Libertad Digital