We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

El héroe como marca

2 0 0
03.12.2021

Nombre de usuario o dirección de correo

Contraseña

Recuérdame

Rebeca Villalobos Álvarez

El culto a Juárez. La construcción retórica del héroe (1872-1976)

Ciudad de México, Grano de Sal/unam, 2020, 264 pp.

Este libro exhaustivo, oportuno y bien escrito arranca con una exploración de la bibliografía que, desde las ciencias sociales (antropología, sociología, psicoanálisis), se ha enfrentado al tema de la mitificación de los héroes. Rebeca Villalobos Álvarez repasa obras clásicas de Otto Rank, Joseph Campbell y Max Weber, pero se decanta finalmente por una vertiente específica de la historiografía iconográfica que asume los mitos heroicos como elementos del discurso fundacional de los nacionalismos, los socialismos y otras ideologías modernas del siglo XX. Cita Villalobos estudios sobre esas narrativas heroicas en Europa o América que han abordado las figuras de Washington y Lincoln, Hidalgo y Bolívar, Zapata y Mussolini, Mao o el Che Guevara. Pero la historiadora prefiere seguir la pauta de su propia disciplina, la historiografía, donde destaca el precursor volumen de Charles Weeks, El mito de Juárez en México (1977). Estudios como el de Weeks colocaron el campo epistemológico de los cultos y panteones heroicos más allá de la tradición biográfica decimonónica sobre “hombres representativos” de Carlyle, Emerson y otros pensadores del siglo XX.

Villalobos extiende su exploración entre 1872, año de la muerte de Juárez, en el último tramo de la República Restaurada, y 1976, año en que se cumplieron ciento setenta años del natalicio, justo en la transición entre los gobiernos de Luis Echeverría y José López Portillo. Hay varios momentos clave en ese recorrido, pero tal vez los decisivos fueron tres: 1906, centenario del nacimiento; 1967, centenario de la República Restaurada; y 1972, centenario de la muerte del Benemérito de las Américas. El primer centenario durante el Porfiriato y los otros dos en el periodo de auge y decadencia del nacionalismo revolucionario. Si el porfiriato representa el auge y la decadencia del liberalismo decimonónico, el periodo que va de Díaz Ordaz a López Portillo supone el mismo proceso, pero en relación con la gran ideología del siglo XX mexicano: el nacionalismo revolucionario. El culto a Juárez fue central en ambos momentos.

Sin embargo, este arco temporal no es rígido. Villalobos propone, de entrada, que el culto o los cultos a Juárez comenzaron en vida del político oaxaqueño. Se detiene, por ejemplo, en los retratos que le hicieran los pintores Pelegrín Clavé y Santiago Rebull, o las primeras fotografías y caricaturas, en las que Juárez aparecía ya como símbolo vivo de la sobriedad, la firmeza e, incluso, la adustez de quien defiende la República de enemigos internos y externos y........

© Letras Libres


Get it on Google Play