We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

El 68 mexicano: la nueva historia

3 0 0
19.10.2021

Nombre de usuario o dirección de correo

Contraseña

Recuérdame

En uno de los foros con víctimas de la violencia en México, el presidente electo Andrés Manuel López Obrador comprobó lo difícil que es promover una política del perdón en una sociedad marcada por el duelo. Unidos en un mismo reclamo, familiares de los desaparecidos durante la represión de 1968, de los 43 maestros normalistas de Ayotzinapa y damnificados del sismo de 2017, interrumpieron, al grito de ¡Justicia!, al poeta Javier Sicilia, que había pedido un minuto de silencio por los muertos.

La propuesta de amnistía de López Obrador deberá enfrentarse no solo a la demanda de verdad y justicia por parte de víctimas recientes, sino a la vieja exigencia de esclarecimiento de los hechos de la “guerra sucia” del régimen priista contra la izquierda y, especialmente, de la masacre de estudiantes el 2 de octubre de 1968, en la Plaza de Tlatelolco. Ningún gobierno del PRI, entre el de Gustavo Díaz Ordaz, responsable de la matanza, y el de Enrique Peña Nieto, y ninguno de los dos gobiernos del PAN, el de Vicente Fox y el de Felipe Calderón, promovió una agenda de memoria, justicia y verdad en México.

En medio de la opacidad o la distorsión del relato oficial y de múltiples trabas al acceso de información, algunos historiadores han avanzado recientemente en el estudio del 68 mexicano. Pero siempre vale la aclaración de que buena parte de ese trabajo fue adelantado por los escritores (Octavio Paz, José Revueltas, Carlos Monsiváis, Elena Poniatowska, José Emilio Pacheco, Hugo Hiriart, María Luisa Mendoza, Luis González de Alba…), muchos de ellos, protagonistas del propio movimiento.

En La presidencia imperial (1997), Enrique Krauze logró una de las narraciones más matizadas y completas de los hechos. Krauze contó para ello con una fuente imprescindible: las memorias inéditas de Gustavo Díaz Ordaz. Allí el presidente anotó sin inhibición su profundo desprecio por la autonomía universitaria y el movimiento estudiantil. Aunque fuera una conquista de la “Revolución Mexicana”,........

© Letras Libres


Get it on Google Play