We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

Vuelven los talibanes

4 0 0
13.04.2022

Nombre de usuario o dirección de correo

Contraseña

Recuérdame

Una de las consecuencias más lamentables de la obsesión del gobierno de George W. Bush con Irak ha sido el peligroso descuido de ese auténtico polvorín que es Pakistán. Por décadas, ese país ha coqueteado con la implosión de su precario sistema de gobierno. Después del 11 de septiembre, la respuesta estadunidense se limitó a apoyar al dictador en turno. Con su respaldo irrestricto del ahora depuesto Pervez Musharraf, Estados Unidos consiguió absolutamente nada. Preocupado antes que nada por su propia permanencia en el poder, Musharraf ofreció el más básico apoyo logístico a los estadunidenses pero jamás se atrevió a comenzar una batalla que era, a todas luces, inevitable: la ofensiva contra los Al Qaeda (y sus aliados fanáticos del movimiento talibán) en el occidente del país. Era previsible que la miopía del Washington de Bush en su apoyo al dictador pakistaní tarde o temprano pasaría una factura onerosa al esfuerzo en contra del terrorismo islamista.

La situación en la frontera entre Afganistán y Pakistán –y, para estas fechas, ya en el propio corazón pakistaní– es para poner los pelos de punta. Después de años de lamerse las heridas tras la severa derrota que sufriera en la invasión aliada después de los ataques de Nueva York y Washington, el movimiento talibán ha........

© Letras Libres


Get it on Google Play