We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

La nostalgia del contrapunto

1 0 0
08.06.2020

En la esfera de los privilegios incluyo el contar con amigos profesionales de la música cuya generosidad se proyecta más allá del escenario donde desarrollan sus dotes artísticas. Así, cuando me visitan, siempre me sorprenden con una obra de música de cámara que, interpretada en el salón de casa, hace que perciba cada una de las notas a flor de piel. En una de nuestras schubertiadas fue homenajeado el compositor que las popularizó con la interpretación del Quinteto para cuerdas en do mayor, opus 163, D. 956. La escucha de esta obra magna, tocada por solistas profesionales y en un ambiente de complicidad donde aflora la espontaneidad, hace que oídos, cerebro y corazón, vivan una experiencia inolvidable.

Aunque esos momentos mágicos son imposibles de compartir ahora con el lector, desde estas líneas trato de exprimir a estos fantásticos cómplices que hablan de su mundo con la misma pasión como los escuchamos. Desde hace unas semanas, en Música Inesperada, estamos analizando las obras más importantes del repertorio camerístico con los comentarios de un experto y nuestro invitado de hoy es Antonio García Egea, catedrático de Violín del Conservatorio Superior de Murcia y un excelente intérprete de este instrumento, que hoy nos propone hablar de esta famosa obra de Franz Peter Schubert: “Sin ánimo de parecer exagerado, el Quinteto para cuerdas en do mayor de Schubert es una de las obras más........

© La Verdad


Get it on Google Play