El ataque de Hamas a Israel fue parte de un plan estratégico de la organización para destruir a este país. A pesar de que no fue coordinado, la organización esperaba que varios actores regionales se unieran, obligando a Israel a enfrentarse a una guerra en múltiples frentes.

Esto es precisamente lo que está sucediendo. En el norte de Israel, el grupo chiita Hezbolá, que controla el sur de Líbano, atacó de inmediato a Israel y van ya más de 120 días en una guerra de atrición, en la que ambos intercambian docenas de misiles al día y docenas de soldados han muerto. En otros tiempos, toda la atención internacional estaría en esta frontera. Pocos, sin embargo, saben de esta guerra.

Toda la población de Israel que vive entre a cero y cinco kilómetros de la frontera recibió una orden de evacuación del área, que se convirtió en terreno militar cerrado; es decir, que entre los dos ejércitos hay una zona de colchón, que ha reducido de facto el tamaño de Israel. La tragedia humana en ambos lados de la frontera se incrementa día con día. Aunque hay pocos muertos civiles, decenas de miles de libaneses e israelíes se convirtieron en refugiados en su propio país. Después de vivir por más de cuatro meses en cuartos de hotel, miles de los desplazados en Israel no tienen a dónde regresar, pues Hezbolá ha bombardeado intensamente áreas civiles, destruyendo cientos de casas en toda la frontera norte con misiles antitanque. En el kibutz Manara, que se encuentra en la línea fronteriza, destruyeron la mitad de las 200 casas de esta comunidad.

Después de ver lo que Hamas hizo en el sur de Israel, los pobladores del norte temen regresar a sus casas, y no lo harán si no sienten que el ejército israelí les ha regresado la sensación de poder ir a dormir sin pensar que en cualquier momento pueden asesinar a sus familias.

En los primeros días de la guerra con Hamas, parte del liderazgo israelí, incluido el ministro de defensa, trató de lanzar un ataque preventivo contra Hezbolá. Sin embargo, bajo la presión del presidente Biden y de políticos de centro, Netanyahu detuvo el ataque. Ahora quedan pocas opciones. Muchos sugieren que existe la posibilidad de llegar a un acuerdo diplomático, que podría incluir el incremento significativo de las fuerzas de la ONU en la frontera; aunque éste parece estar lejos. No obstante, Líbano hace ya muchos años dejó de ser un Estado funcional, y los franceses y estadounidenses, que podrían negociar con el Gobierno de Líbano, no tienen influencia directa sobre Hezbolá, aliado fiel de Irán.

Mientras la guerra de atrición sigue, cualquier error podría escalar en una guerra total, y hay quienes sugieren que Israel debe incrementar la presión militar para que las fuerzas de Hezbolá retrocedan hasta más allá del río Litani (a 30 kilómetros de la frontera con Israel). Aunque la guerra en Gaza pare, la guerra de atrición en el norte continuará. La pregunta es si habrá una solución diplomática al conflicto o una nueva guerra en Medio Oriente.

QOSHE - La guerra en el norte de Israel - Gabriel Morales Sod
menu_open
Columnists Actual . Favourites . Archive
We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

La guerra en el norte de Israel

25 1
09.02.2024

El ataque de Hamas a Israel fue parte de un plan estratégico de la organización para destruir a este país. A pesar de que no fue coordinado, la organización esperaba que varios actores regionales se unieran, obligando a Israel a enfrentarse a una guerra en múltiples frentes.

Esto es precisamente lo que está sucediendo. En el norte de Israel, el grupo chiita Hezbolá, que controla el sur de Líbano, atacó de inmediato a Israel y van ya más de 120 días en una guerra de atrición, en la que ambos intercambian docenas de misiles al día y docenas de soldados han muerto. En otros tiempos, toda la atención internacional estaría en esta frontera. Pocos, sin embargo, saben de esta guerra.

Toda la población de Israel que vive entre a cero y........

© La Razón


Get it on Google Play