We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

Los Runrunes de Nelson Bocaranda

2 4 0
10.10.2019

ALTO
“A CONFESIÓN DE PARTE”:

Me entero que el gobierno se acercó a los dueños del Centro Sambil en La Candelaria, expropiado sin ningún pago tras una orden “testicular” de Chávez en 2008, quien al pasar por el frente de la estructura dijo iracundo “exprópiese y entréguese al pueblo”. Fue así que la obra, lista para ser terminada y entregada no solo a su constructor y financista, Salomón Cohen, sino a todos los comerciantes de la zona que habían invertido sus ahorros en comprar locales para trasladar sus tiendas, con años en la zona, a un moderno recinto considerado uno de los mejores de Latinoamérica en el proyecto. La invasión chavista acabó con todo. Guión repetido en estos 20 años. Destruyeron las instalaciones, se robaron los acabados, puertas y ventanas, escaleras automáticas y ascensores. Convirtieron lo que iba a ser fuente de trabajo para miles de honestos trabajadores, la mayoría descendiente de españoles de segunda y tercera generación, ubicados por años en los aledaños del sitio donde se levantó la edificación. Muchos hipotecaron sus casas pare emprender un pequeño negocio y ni ellos ni los constructores han recibido un bolívar hasta hoy. Pues bien, reconociendo el daño hecho, la barbaridad cometida (en forma similar al reconocimiento que hicieron de la Asamblea Nacional en días pasados demostrando la inutilidad e ilegitimidad de su roja Constituyente) llamaron a los constructores para ofrecerles su “devolución”. Entre las........

© La Patilla