We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

La oposición civil presente, por Luis Manuel Aguana

2 4 1
13.03.2020

Con el fragor de esta lucha por sobrevivir a este régimen, su oposición oficial y la grave situación económica que vivimos en Venezuela, había olvidado la construcción teórica que había comenzado hace años acerca de los fundamentos del porque iniciamos esta lucha desde la sociedad civil. En agosto de 2012, pocos meses antes del desastre de Capriles-Chavez escribí una nota que titulé “Oposición Civil” (verla en https://ticsddhh.blogspot.com/2012/08/oposicion-civil.html). Definía allí el término: “La Oposición Civil es la sociedad civil en su papel protagónico de los cambios, y su actuación en los asuntos públicos se manifiesta en su participación activa y contralora de los principales actores públicos. Siempre será opositora y les recordará permanentemente a esos actores que existe un país anónimo al que les afectan las decisiones y las políticas públicas que se apliquen a los ciudadanos. Son las personas de a pie que no militan en partidos pero que son ciudadanos conscientes que viven y quieren a su país, ONG’s que tienen sus espacios civiles, personalidades generadoras de opinión sin vinculaciones ni rabos de paja, que están día a día aportando su granito de arena para las cosas se hagan bien. De haber existido antes esa participación decidida tal vez las cosas no hubieran llegado tan lejos y Chávez no existiría en la escena política venezolana”.

Por Luis Manuel Aguana

Parece que esto se tendrá que hacer valer por mucho en los próximos meses. Después del 10M nos quedamos sin políticos. Juan Guaidó paralizó al país y ese país expectante esperó ese día porque “pasaría algo”. Y como varias veces dijimos, no paso nada. Lo único lamentablemente relevante fue la intervención de ese dinosaurio que ha marcado la política venezolana por varias décadas, Henry Ramos Allup, llamando a todo el mundo a votar en unas elecciones parlamentarias en las que solo cree él, el régimen y los colaboracionistas que le acompañan, supongo que pensando que los venezolanos seguimos siendo los mismos idiotas que viven en Narnia donde no existe una mafia narco-criminal gobernando el país. Será porque él es parte de esa mafia…

Desde que el Libertador reconociera a la Sociedad Civil en la Carta de Jamaica de septiembre de 1815, los venezolanos hemos estado a la búsqueda de una apropiada ubicación de este concepto que parece difuso. Al decir “Nosotros somos un pequeño género humano (refiriéndose a los habitantes del Nuevo Mundo); poseemos un mundo aparte, cercado por dilatados mares; nuevos en casi todas las artes y ciencias, aunque en cierto modo viejos en los usos de la sociedad civil”. Siempre he manifestado que la Sociedad Civil de acuerdo a ese concepto de Bolívar fue primero porque los “usos de la sociedad civil” no son más que el comportamiento civil y ciudadano que todos llevamos dentro para la construcción de una sociedad mejor y más justa.

Al vernos completamente desguarnecidos de la protección que nos deben nuestros representantes electos cuando nos llevan de nuevo directo al matadero electoral del régimen, no nos queda otra a quienes nos vemos identificados con eso que llamamos Sociedad Civil insistir en nuestras propuestas, y darle la bienvenida a otras nuevas que salgan públicamente porque algo hay que hacer desde nuestras tribunas para de alguna manera cambiar el rumbo que consideramos equivocado que estos políticos nos están marcando.

He descrito desde esta tribuna en varias oportunidades la propuesta de una Consulta Popular Plebiscitaria o Consulta Mundial de la Alianza Nacional Constituyente Originaria, ANCO, para el logro del Cese de la Usurpación. No ha sido de ninguna manera fácil explicarla pero no descansamos en volverlo hacer las veces que haga falta. Nuestra propuesta consiste en lograr que los venezolanos expresen formalmente su voluntad mediante una Consulta Popular Plebiscitaria, administrada por la misma Sociedad Civil, que decida la presencia de Nicolás Maduro Moros en poder, y a la vez invocar en ella por parte del propio pueblo venezolano, sin intermediarios, la ayuda de la fuerza formal de las naciones en el caso de que este se niegue a acatar ese mandato que........

© La Patilla