We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

Carlos Blanco: Totalitarismo democrático

2 5 0
07.10.2020

1- El pensamiento chavista ha penetrado profundamente la sociedad venezolana. Se podría ir más lejos: un sector de la intelectualidad venezolana desde antes de que Chávez asaltara la escena política, ha tenido rasgos de intolerancia muy marcados, heredados tal vez de la cultura comunista cultivada en Venezuela durante el siglo XX. No toda la izquierda ha sido así; no hay que olvidar que una parte importante de ella vino de Acción Democrática, que tenía otra ideología y, por cierto, otra patología porque aun cuando obedecía a Marx no obedecía a Moscú.

2- La intolerancia es el epifenómeno; el problema de fondo es el del pensamiento totalitario, que aspira unificarlo todo en un todo controlado por ese pensamiento. Uno de los ejemplos más notorios y notables es el de la unidad política. Pretenden usar el concepto de unidad para arremeter –tal como el chavismo- en contra de la disidencia; es decir, de la diferencia. La unidad no la conciben –como en efecto es y no puede sino ser- como un punto de encuentro de los diferentes, para un determinado propósito y para un determinado momento; la ven más bien como la prisión en la cual quieren someter cualquier asomo de pensamiento crítico.

3- La unidad es un punto de llegada, jamás un punto de partida. Convertida en punto de llegada, reconoce la diferencia; como punto de partida la anula desde el principio. Por tal razón, la unidad es una dinámica de encuentros y desencuentros, en la cual el debate es el instrumento privilegiado y nada tiene que ver con el unanimismo, la uniformidad y la unicidad.

4- Dentro de la oposición venezolana, especialmente desde que el grupo de partidos que controla la Asamblea Nacional tomó las riendas (¡de la........

© La Patilla


Get it on Google Play