We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

Ángel Rafael Lombardi Boscán: Rashomon (1950) de Akira Kurosawa

1 1 0
02.09.2021
Angel Lombardi Boscán @LOMBARDIBOSCAN

La condición humana es inextricable. Un enigma filosófico que Dios nos dejó como prueba palpable de existencias laberínticas y talladas por la imperfeción. El bien y el mal cohabitan en una tensión permanente e irresoluble haciendo de la historia una marcha de la locura y el sinsentido. Erasmo de Rotterdam en su “Elogio de la locura” recorre los episodios de una humanidad paradójica e inestable en sus propósitos finitos bajo los impulsos de una vida que va cediendo a la incomprensión de los deseos frustrados dentro de una realidad como adversidad.

Siempre pensé que la película “Rashomon” (1950) del laureado director japonés Akira Kurosawa trataba sobre el tema de la voluble verdad y en realidad no es así. Su principal tema es la de producir una reflexión sobre la condición humana en tiempos de oscuridad y desesperanza. Japón en el siglo XII es el escenario de una trama criminal con cuatro versiones diferentes cuando sabemos que sólo hay una sola verdad. Además, es un tiempo de guerras, pandemias, pobreza, destrucción y muerte donde los sueños muerden el polvo y la desesperanza talla los ánimos de existencias para sobrevivientes. “Aquí, en la puerta de Rashômon, vivía un demonio y dicen que se........

© La Patilla


Get it on Google Play