We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

A quien corresponda

3 0 0
10.09.2019

Cuando escribo estas líneas, estoy en mi refugio de Lanzahita (Ávila), después de haber estado el largo fin de semana de la Virgen de La Asunción, en Valdescorriel, mi pueblo, pasando unos días dedicado a las tareas habituales de la limpieza de la casa, del palomar, de la caseta de la era, y demás obligaciones, como todos los veranos por estas fechas.

En mi tiempo libre me acerqué al café, antiguo teleclub, al polideportivo y a la iglesia a misa, y en los paseos por el pueblo pude apreciar que había mucha gente y en las conversaciones mantenidas con mis paisanos, me comentaban que se notaba que estaban acudiendo más asturianos y veraneantes que años pasados, que demandaban casas en compra o alquiler. De esto último puedo dar fe porque he recibido la llamada telefónica de una señora preguntándome si le alquilaba mi casa de Valdescorriel para el verano, sentí decirle no. La respuesta es fácilmente comprensible, porque allí pasamos nosotros unos días.

Celebro haya un regreso al mundo rural, aunque sea por temporadas vacacionales, verano, Navidad, Semana Santa, fiestas patronales, etc...., porque ello crea vínculos y lazos con las personas, así se escucha con frecuencia, la frase "tenemos que ir al pueblo".

Soy consciente que los pueblos no van a ser lo que fueron. Recuerdo que en mi infancia, Valdescorriel tenía cuatro escuelas, dos de niñas y dos de niños, y cuando se produjo el abandono del mundo rural a causa de la mecanización, desaparición del viñedo, motivado por la concentración parcelaria, los pueblos quedaron........

© La Opinión de Zamora