We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

No puedo respirar

7 7 9
18.06.2020

Como en cualquier acontecimiento importante, en la pandemia del coronavirus también se han puesto de manifiesto las insoportables injusticias sociales: no es lo mismo la frase "no puedo respirar" en un hospital con la UCI equipada con respiradores que bajo la presión de la rodilla de un policía que te ahoga hasta la muerte. Tampoco en un país donde buscar para comer es el objetivo prioritario de cada despertar porque saben que no se puede vivir sólo del aire.

En el primer caso, se demuestra que en los Estados Unidos, uno de los primeros países del primer mundo, la actividad de los servicios públicos esenciales como la sanidad o la seguridad te pueden dar la vida si el número de tu cuenta corriente es elevado, o quitártela si el color de tu piel es oscuro.

En el caso del tercer mundo, la pandemia del coronavirus como las de otros virus que no traspasaron las fronteras hasta el mundo civilizado, ha quedado disminuida frente a la pandemia del hambre, que se llama hambruna. Y que mata más que el virus que parecía una plaga igualitaria y no ha pasado de ser pequeño-burguesa en los países desarrollados.

En el ombligo del mundo en que vivimos, hemos llegado a pensar que el confinamiento que nos mantuvo encerrados en casa si tenías casa, tuvo como elemento positivo que se redujo la contaminación atmosférica. Pero no es verdad; el aire sigue siendo irrespirable y la injusticia nos ahoga como la rodilla de un policía racista y cruel, o alienado y miedoso, o sordo y cegado por el odio que no vio ni oyó que........

© La Opinión de Zamora


Get it on Google Play