We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

¡Anda, la mascarilla!

5 2 5
04.09.2020

Desde el anuncio de los años setenta en el que a un escolar de camino a la escuela se le olvidaban primero los donuts, “¡anda, los donuts!”, y luego tras volver a por los donuts se le olvidaba la cartera, “¡anda, la cartera!”, hasta el inicio de curso de este año, han cambiado mucho las cosas en la enseñanza.

El objetivo del anuncio era promocionar los donuts en una sociedad en la que lo más parecido que habíamos visto los niños eran las rosquillas de anís -¡quita, quita, no compares, mucho mejores las rosquillas!-, y para ello se equiparaba la importancia de la cartera cargada de libros y cuadernos con la de los donuts para el recreo.

Si nos olvidamos del producto promocionado, el anuncio equiparaba dos necesidades igual de importantes, la alimentación del cuerpo y del espíritu: el almuerzo y el libro.

¡Y claro que han cambiado las cosas en la enseñanza! Las carteras cargadas de libros pasaron a ser la causa de dolores de espalda y problemas de crecimiento por afectar a la columna vertebral. Se sustituyeron por mochilas con ruedas que llevan cargados de dignidad los abuelos que acompañan a los más pequeños al cole. En algunos centros se fueron dejando en la escuela, a veces en taquillas parecidas a la de los........

© La Opinión de Zamora


Get it on Google Play