We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

Finisterre americano

2 0 0
15.01.2019

Lo menos que uno se puede traer de Santiago de Chile es distancia. Y en enero, un poquito de calor. Uno se siente optimista buscando la sombra a lo largo de La Alameda, sobre todo cuando piensa en el frío de Madrid. Necesitamos las dos cosas, distancia y calor, me digo, mientras atravieso la Plaza de Italia de este Santiago que sigue verde, a pesar del verano, regado con aguas del deshielo, cada vez más intenso. A pesar de todo, desde la terraza del hotel, veo imponentes las cumbres nevadas de los Andes, testigos de otra distancia, esta vez temporal, de realidades que nos recuerdan el átomo temporal que nos es confiado vivir. Ambas distancias son decisivas para cualquier reducción de absoluto. Y el eje actual de toda construcción de subjetividad distingue a los que se entregan sin distancias a posiciones absolutas y a los que no.

Algo tendremos que hacer. Si no aumentamos la población que asume un espíritu de concordia, nuestros sistemas democráticos tendrán problemas. Estos no desaparecerán insistiendo en los dualismos amigo/enemigo. Por eso no puedo compartir la agenda de Fassin o de Boaventura de Sousa Santos, que confían en una unión de las izquierdas. Suponiendo que se sepa qué es eso, queda la cuestión de si no será la mejor manera de reforzar la posición absoluta de la derecha. A este juego siempre gana la derecha y los españoles lo deberíamos saber bien. Una asimetría siniestra reside ahí y permite decidir la cuestión.

En efecto, qué sea la izquierda constituye un problema teórico complejo. Como tal, es muy difícil llegar a consensos materiales acerca de lo que incluye ser de izquierdas, su alcance y sus límites, así como los rumbos de acción a seguir. Ese problema lo resuelve la izquierda exitosa desde Lenin de un modo sencillo: identifiquemos un líder infalible que defina el asunto y sigámoslo ciegamente. Pero esa actitud, que se parece mucho al dicho escolástico de credo quia absurdum est («creo porque es absurdo»), es contradictoria con la pasión de la izquierda por la búsqueda de un........

© La Opinión de Murcia