We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

Charly

2 0 0
14.02.2020

La primera vez que le vimos, dentro de la cocina del chiringuito, se le veía moverse entre los cacharros, siempre con su gorrito puesto. Debía de ser un gorro de cocina, pero era algo pequeño, y a él le quedaba como de juguete. Desde ahí se asomaba cada rato por la ventana que comunicaba la cocina y la barra, y hacía como que vigilaba el cotarro.

Se hacía llamar Charly, al final resultaba más práctico y más fácil que su nombre de pila, que era una mezcla de letras de resultado impronunciable. Nunca me atreví a preguntarle si lo había recibido en herencia, o si fue el santo del día, cuando vino al mundo. Charly no tuvo suerte ni con el nombre.

La temporada que nos dio por ir al chiringuito, dondequiera que nos sentásemos en la sala él nos buscaba con la mirada, para sonreírnos a través de su ventana. Si nos acercábamos lo suficiente a la barra, se asomaba como un perrito para saludarnos.........

© La Opinión de Murcia