We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

El gusto es nuestro

2 3 0
23.11.2019

De la mar el mero y del Mosqui el caldero. En realidad, el dicho no es así. Lo que reza es: «De la mar el mero y de la tierra el cordero». El conocidísimo restaurante de Cabo de Palos hizo suyo el refrán y lo adaptó para publicitar y hasta para presumir de su plato estrella, que también lo es de muchos otros locales de toda el área del Mar Menor y la comarca de Cartagena. No sé de ningún restaurante en Murcia ni en su huerta donde te sirvan este arroz hecho con caldo de pescado y ñoras, aunque supongo que alguno habrá. De lo que sí estoy seguro es de que son miles los murcianos que para tomarse una buena ración se trasladan al Mosqui o a cualquiera de los numerosos establecimientos marmenorenses donde preparan esta delicia culinaria de forma exquisita.

La cocina es algo universal, de la que todos disfrutamos y que todos saboreamos. Sentarse en torno a una mesa para degustar este o aquel plato sirve para la celebración y suele ser motivo de alegría, de fiesta y de disfrute. Comer juntos fomenta el diálogo, el entendimiento, la unión entre los pueblos y el hermanamiento. Cuando invitamos a alguien a comer a nuestra casa, siempre tratamos de ofrecerle nuestra mejor receta, que preparamos con más esmero y dedicación que de costumbre. Queremos que nuestros comensales se levanten satisfechos y nos congratulamos cuando lanzan algún piropo a lo que les hemos servido. La buena cocina y el buen comer sirven para unir, no para separar.

Esto no quita que cada pueblo, cada ciudad o cada país se especialice o se distinga por una serie de platos y costumbres culinarias particulares y únicas. Así, los italianos son los reyes de la pasta, los franceses de la fondue y los españoles de la paella, la tortilla de patatas o la ensaladilla rusa. La gastronomía es una de las pocas señas de identidad que conservamos en los territorios de este lugar llamado........

© La Opinión de Murcia