We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

La belleza del mundo

2 0 0
12.03.2019

Recuerdo un estupendo artículo del economista Luis Abenza en el que venía a sostener -sobre la base de numerosos estudios y fuentes estadísticas- que el machismo político se curaba teniendo hijas. Aun más: en la mayoría de los casos -no en todos - las hijas convertían a los padres en más progresistas, al menos, en materia de igualdad entre géneros y defensa de los derechos de la mujer. Un tipo tan decidido y cínicamente conservador como Dick Cheney, vicepresidente de Estados Unidos con George W. Bush, respetó la opción sexual como lesbiana de una de sus hijas y públicamente la defendió frente a la estupefacción, y a menudo la furia, de muchísimos de sus correligionarios. Aunque sea obvio habrá que decirlo: lo hizo porque era su hija, y Cheney era un monstruo moral que adoraba a su familia. Ciertamente después cambió, pero lo hizo -es curioso, patético y amargo- para proteger la carrera política de su otra hija.

No sé muy bien qué es el feminismo liberal. Ciertamente existen con esa vitola personalidades y........

© La Opinión A Coruña