We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

El gas comunitario y la propiedad colectiva de empresas en Venezuela

1 1 0
14.09.2019

Una de ellas se ocupa del abastecimiento de gas en una barriada popular del sur de Caracas. Sputnik fue a conocer esta experiencia que retrata una de las apuestas centrales del chavismo.

"¿Quiénes están dispuestos a enfrentarse a Trump?". Todos en la sala levantan la mano. César Negrín, vocero de la empresa de propiedad social directa de gas Antímano (EPS), hace la pregunta en medio de la asamblea para debatir el funcionamiento de la EPS. Une las partes: la pelea por el gas, con los precios, la situación de guerra, y el presidente estadounidense.

Se trata de la asamblea de cada miércoles, donde se encuentran reunidos quienes hacen parte de la EPS junto con voceros y voceras de los 106 consejos comunales a los cuales presta servicio de gas la empresa. Cada consejo comunal es un espacio organizado dentro del barrio donde viven, en promedio, cerca de 350 familias.

Del total de los 106 consejos comunales, unos 80 tienen participación activa cada miércoles en la dinámica de organización de la EPS. Es el espacio central para el buen funcionamiento: "lo primero es lo organizativo, luego vamos a la batalla, nos volvemos a reunir para ver qué salió bien y qué salió mal", explica Negrín.

La batalla son en realidad muchas: recoger las bombonas de gas, llenarlas, distribuirlas cerro arriba, donde se encuentran los consejos comunales a los cuales abastece la EPS. Arriba es realmente alto, las barriadas caraqueñas trepan en calles empinadas, y aquí, en Carapita, desde lo más alto se puede ver todo el barrio, el centro de la urbe y finalmente el cerro del Ávila, que separa la ciudad del mar Caribe.

"Debemos tener sentido de pertenencia colectiva de los medios de producción, los camiones de la empresa son de todos los consejos comunales", continúa Negrín. La fórmula ha dado resultado.

El nacimiento

"Nos reunimos varios líderes de la........

© La Haine