We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

Escándalo mundial: tiempo de farsas

2 0 1
05.09.2021

Insisto que lo ocurrido el 15 de agosto de 2021 en Afganistán ha sido un operativo de distracción mundial desatado por el Pentágono. Aquello como consecuencia de su endeblez político-militar que a corto plazo lo aplastaba fundamentalmente presionado por la gran crisis economica, el impasse y entrampamiento geopolítico mundial y la grave crisis político-militar que siguen calientes, no están disipadas. Entonces se vio obligado a tensar un anti-histórico reacomodo geoestratégico para asignarle mayores responsabilidades a las secciones paramilitares de su ejército.

Ciertamente, para Estados Unidos lo central en los criminales hechos que desato recientemente en Afganistán, ha sido el encubrimiento de sus fuerzas paramilitares. Esto es lo más importante para el Pentágono. En realidad, una verdadera farsa con el que espera continuar con su negra directriz sin perspectivas de provocaciones, provocaciones y nada más que provocaciones, que seguirán causando enormes sufrimientos a los pueblos del mundo entero. Por ejemplo, en este caso, el encubrimiento de sus talibanes en Afganistán le permite imponer su supuesta salida de este país, que ni siquiera es una media verdad, sino, una reverenda mentira, una tremenda farsa. Otro, cuando despotricando de uno de sus grupos de asesinos y mercenarios, el grupo Daesh en Siria, que según el Pentágono quiere apoderarse del petróleo de este país (Siria), es para encubrir su presencia en este país (Siria). También para encubrir a todas sus bandas paramilitares que actúan en este país, en especial a los kurdo-árabes, llamadas Fuerzas Democráticas de Siria (FDS). Y, por supuesto, es para encubrir el control, saqueo y robo del 70 % de los pozos de petróleo de Siria.

Y a partir de ahí Afganistán se ha sumado a las cinco regiones estratégicas en las que está concentrada actualmente la vieja burguesía estadounidense a fin de subvertir la estabilidad mundial y lograr sus siniestros objetivos. Entonces, esta auto-proclamada salida de su cruel ejercito de Afganistán no es una efectiva retirada, pues, sencillamente el grupo paramilitar fascista Taliban, al que se le ha permitido ingresar a Kabul (capital de Afganistán), es una sección de su ejército, su sección paramilitar. Esto quiere decir que Estados Unidos sigue empantanada en este país.

En este caso se trata de repetir lo que hizo en los años ochenta del siglo pasado, cuando Estados Unidos hacia creer al mundo que su agente de la CIA, el paramilitar, Bin Laden, era un Robin Hood o que sus muyahidines luego talibanes, eran grupos armados antiestadounidenses, es decir, contrapuestos a su cruel ejército. Aquello fue impuesto en el curso de lo que después se hizo furor la llamada globalización y neoliberalismo, que en la actualidad, están quebradas.

Así, esta no es una nueva estrategia, sino, una vieja estrategia que debe ser desenmascarada. Una obligación moral de todos los hombres que se precien de ser libres, pensantes y progresistas.

Además, hay que tener en cuenta que el paramilitarismo no es un problema solo de Afganistán, es un problema mundial. Está en América Latina, en Europa, en Asia, en África, en Oceanía. Y, por último, al interior mismo de Estados Unidos. Es el fascismo latente en el mundo.

Veamos esto:

1.- Lo que ha sucedido en Afganistán: el anti-histórico reacomodo geoestratégico estadounidense con asignación de mayores responsabilidades de las secciones paramilitares de su ejército.

Hemos sostenido, en notas anteriores, que Estados Unidos estaba en la insana intención de lanzar un complot sobre Irán y Venezuela. Las insanas intenciones eran muy fuertes como producto de la grave crisis político-militar que estaba incurso por la presión que ejercía la gran crisis economica que había originado el impasse y entrampamiento geopolítico mundial.

En el curso de estos hechos ocurrieron las acciones en Afganistán como consecuencia de la incapacidad militar estadounidense ante el fortalecimiento estratégico de Irán, la importante reacción político militar de China y Rusia y, la dura advertencia de la gran República Popular Democrática de Corea (RPDC).

Entonces, Estados Unidos armo un verdadero show mediático. Justamente, mi último artículo llevaba el título: “Afganistán: operativo de distracción mundial”. Así ha ordenado a sus fantoches que actúan en Afganistán a tomar posiciones el 15 de agosto de 2021 en coordinación milimétrica de todo el país. Aquello en realidad era la toma de Kabul, la capital de este país. Con esto Afganistán se convirtió en un sexto punto estratégico de sus criminales provocaciones. A partir de ahí, Afganistán arde en la hoguera del paramilitarismo y en el curso de la gran crisis político-militar bajo la fuerte presión de la gran crisis economica y el impasse y empantanamiento geopolítico mundial que siguen calientes, no están disipadas.

Pero esto no ha quedado aquí, continuando con aquel show espeluznante, el 26 de agosto de 2021 Estados Unidos ha desatado una orgia de sangre en el aeropuerto de Kabul, curiosamente controlado por su ejército, llena de personas, sin importar nada de nada incluso afectando a sus propios soldados, tratando de causar el mayor daño posible a fin de que su show sea lo más efectiva posible. Realmente, un acto terrorista. Cierto, ese día la CIA a través de sus hordas paramilitares ha detonado una serie de artefactos explosivos que cobraron la vida de por lo menos 103 personas, incluidos 13 soldados estadounidenses y más de 210 personas heridas.

El Pentágono ha querido que este complot fuera realmente mortífero. Y para eso incluso ha ordenado a los destacamentos de aniquilamiento de su ejército, rematar aquel crimen con disparos de fusilería al estilo de los criminales fascistas hitlerianos. Cierto, según una nota al que tuve acceso desde Internet y consecuentemente una nota que no ha circulado en las prensas internacionales controlados por los monopolios informáticos occidentales. La nota decía lo siguiente: “Cuenta de un periodista de la BBC para los que solo creen en las fuentes mercenarias. Corrobora los disparos de los soldados USA que causaron la muerte de la mayoría de los civiles afganos tras la explosión en el aeropuerto de Kabul”. Como prueba, ver el siguiente enlace: (1).

Según las notas periodísticas, por supuesto, que son parte del operativo de distracción, el responsable de este terrible atentado sería nada menos su engendro paramilitar llamado ISIS. Otra fuente afirma que el responsable de semejante ataque habría sido el grupo paramilitar, Willat Daesh-Khorasan, del capítulo centroasiático del Daesh o Estado Islámico. El asunto es que para que este show sea completo, según estas mismas prensas rastreras, aquel grupo paramilitar, habría acusado a sus hermanos gemelos, los talibanes, nada menos, de estar asociado con el ejército estadounidense. Con esto estaban pretendiendo demostrar que el ejército estadounidense estaba retirándose de Afganistán y nada tenía que ver con sus engendros paramilitares.

Veamos:

“El grupo terrorista ISIS publicó un comunicado y una foto con el........

© Kaos en la red


Get it on Google Play