We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

Colombia. Ante unas elecciones fragmentadas, nos queda la esperanza como política de vida

1 2 0
29.10.2019

En Bogotá, a finales de octubre, se dio inicio a la expropiación y la demolición de predios (viviendas, locales comerciales, talleres, empresas) para construir un Metro elevado cuyo proceso de licitación no ha sido para nada transparente, y que dio como ganador a un consorcio chino comprometido con hechos de corrupción y sobornos en el ámbito financiero […]

En Bogotá, a finales de octubre, se dio inicio a la expropiación y la demolición de predios (viviendas, locales comerciales, talleres, empresas) para construir un Metro elevado cuyo proceso de licitación no ha sido para nada transparente, y que dio como ganador a un consorcio chino comprometido con hechos de corrupción y sobornos en el ámbito financiero internacional. El Metro, tal como está diseñado, no tiene como objetivo resolver los problemas de movilidad sino que pretende reordenar la ocupación del territorio, habilitando los suelos en su área de influencia para edificar grandes edificios que se conectarán a las redes de servicios públicos construidas o actualizadas con cargo a los costos del Metro. Esa misma lógica se aplicará en las nuevas troncales de Transmilenio.

La población que será expulsada de las áreas de influencia de Metro y de las nuevas troncales de Transmilenio se desplazarán hacia las periferias intermedias; y a su vez, la población de las periferias intermedias se desplazarán hacia las periferias exteriores. Es decir, que se trata de un modelo de ciudad al servicio del capital financiero (nacional y supranacional) y al capital inmobiliario que reorganizarán la ocupación de la ciudad.

Es un proyecto de ciudad que elimina la capacidad de resistir a la crisis climática global, que oferta su geografía ecológica y sus territorios hídricos a negocios del turismo, aduciendo que se necesita mayor espacio público. Un modelo que no reconoce la necesidad del manejo adecuado de las basuras y que actualmente tiene en crisis ecológica a los habitantes de la Media Luna Sur.

Con base en lo anterior, este texto es una invitación a ampliar las discusiones y conversaciones para superar las miradas reduccionistas que circunscriben el negocio del Metro a un tema de “movilidad”.........

© Kaos en la red