We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

El fabulador en jefe termina creyendo sus mentiras

4 0 0
09.10.2019

Uno de los lemas que más repitió Donald Trump en la campaña electoral de 2016 era que eliminaría el “pantano” de la clase política tradicional en Washington. A pesar se ser un magnate que siempre había navegado en la opulencia del establishment, se presentaba envuelto en un aura de outsider que haría estallar por los aires el engranaje de los dos grandes partidos políticos.

Desde el principio, parte de su estrategia para dinamitar los mecanismos establecidos ha sido la de hacerse eco de teorías de conspiración que, aunque carentes de fundamento, se han visto adornadas de narrativas que se transforman en falsas verdades.

Pensemos en la génesis de su ambición política, cuando contribuyó a la elaboración de una falsedad: la creación del movimiento Birther, con el actual presidente asegurando que había pruebas fehacientes de que Barack Obama había nacido en Kenia. De lo que se deducía que su certificado de nacimiento era un documento falsificado con el propósito de que un intruso (o sea, un extranjero) ocupara la Casa Blanca. Hasta el día de hoy, los birthers continúan diseminando este bulo sobre el primer presidente........

© Informe21