We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

El 23 de Enero

2 0 0
11.01.2020

Los detalles de aquellas históricas jornadas, incluido el precipitado despegue la noche del 23 de enero de 1958 desde La Carlota hacia República Dominicana de la Vaca Sagrada, un Douglas DC4, llevando al depuesto general y dictador máximo de la Junta de Gobierno Marcos Pérez Jiménez, su familia y algunos de sus colaboradores más cercanos, los narra quien fuera su ministro de Relaciones Interiores, Laureano Vallenilla-Lanz Planchar en su obra Razones de Proscrito, escrita y publicada en Boulogne, Francia, siete años después, en 1965.

Vale la pena transcribir literalmente sus palabras, dada la imposibilidad de encontrar su obra, nunca editada en Caracas. Y hacerse así una cabal idea de lo acontecido en fecha tan memorable. Vivimos, en muchos sentidos, acontecimientos similares, con un bonus track: a la cabeza del interinato no está Rómulo Betancourt ni la élite de la generación del 28, sino un aparatschik de Leopoldo López, nieto por vía materna de uno de los personajes más relevantes de aquellos días emblemáticos, el empresario y miembro de la Junta de Gobierno, Eugenio Mendoza Goiticoa. Los tiempos cambian, los personajes quedan:

Cuenta Vallenilla Lanz: “El nuevo gabinete fue recibido con aparente indiferencia. El domingo transcurrió tranquilo, pero la semana se inició con desórdenes estudiantiles y amenazas de paro. Pronto se empezó a sentir que si las cosas no andaban bien en la calle, peor marchaban en el seno del gobierno…Llega la noche del 22 de enero. El presidente jugaba al dominó con el Gobernador del Distrito Federal y otro alto funcionario. Telefonean para avisar que los destructores fondeados en........

© Informe21