We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

Prueba a sonreír

2 9 0
07.09.2019
En muchas casas llevamos toda la semana repasando pantalones, comprobando cuánto han crecido nuestros hijos en verano, viendo qué uniformes sirven y cuáles ya se han quedado pequeños, marcando las cosas con el nombre y el curso, comprando material escolar, carpetas, zapatos, confirmando que la mochila del año pasado sirve y da para un año más (eso supone una dura negociación con el afectado o afectada, pero señores, ¡hay que ahorrar!). La liturgia de forrar libros es lo único que ha desaparecido de esta rutina de los días previos a la vuelta al cole, al menos para mí (cada vez se pierde más, los soportes electrónicos nos han ahorrado esa parte y yo, sinceramente, me alegro) pero han dejado los mismos nervios en el estómago por el reto de estrenar curso, de volver a las aulas, de ver a los amigos y de corroborar que ahora, sí que sí, el verano se ha terminado.


En casa tenemos las dos versiones: la del que está deseando volver, aunque por delante tenga un curso muy duro,........

© infoLibre