We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

Cuarenta años después y… ¿Libertad de expresión?

1 0 0
10.10.2019

En un momento de la película El Crack, de José Luis Garci, Alfredo Landa le dice a Miguel Rellán: “Tienes que ir a Las Gatitas, en Generalísimo…”. Y Rellán le corrige con un “Paseo de la Castellana…”. El diálogo define aquel 1980, cuando había llegado a España una democracia, una constitución, que convivía de forma activa con los rasgos del franquismo. Un año, 1980, en el que otra película era secuestrada por un tribunal militar, por injurias y calumnias a la Guardia Civil.

Hace cuarenta años, en 1979, por estas fechas, Pilar Miró acabada de rodar El crimen de Cuenca, y se encontraba en pleno montaje del film. Ya en las proyecciones de pruebas, equipo, invitados y asesores se sobresaltaban ante las duras imágenes de unos guardias civiles torturando a dos inocentes, aquellos del llamado Caso Grimaldos, auténtico y real. Unas imágenes crudas, pero fundamentadas, ya que contaban unos hechos ocurridos setenta años antes, probados por sentencia del Tribunal Supremo.

Amenazaba tormenta, en aquellos días se denunciaban torturas en los centros policiales, al tiempo que los terroristas asesinaban día sí y día también a militares y guardias civiles, todo ello aderezado con ruido de sables en los cuarteles. Los gobernantes de entonces, de UCD, ciertamente con miedo, quisieron ser más papistas que el........

© HuffPost