We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

Beber agua del grifo no provoca cáncer: su cloración salva vidas

1 0 0
21.01.2020

Eduardo Ramos Castaneda via Getty Images

Por Moisés Canle, profesor de Química Física, Universidade da Coruña:

En el cementerio de San Amaro, en A Coruña, existe una capilla bajo la cual se encuentra una fosa común en la que, a finales del siglo XIX, se depositaron los restos de los fallecidos por la epidemia de cólera de 1854. En solo 20 días provocó la muerte de 2.026 de los 10.000 habitantes de la ciudad.

Capilla del cementerio de San Amaro, en A Coruña. Wikimedia Commons / Jglamela, CC BY-SA

En aquella época la ciudad no disponía de abastecimiento domiciliario de agua de bebida ni, por supuesto, de garantía sanitaria de la misma. Este, inicialmente sin tratamiento, comenzó en A Coruña en 1908 como consecuencia del episodio de cólera descrito. En 1915 se instaló un sistema de filtrado por lecho de arena al que, ya en 1925, se añadió la potabilización mediante hipoclorito (componente activo de la lejía).

Desde entonces no ha vuelto a haber en la ciudad problemas relacionados con la falta de potabilización del agua.

La presencia de organismos patógenos en el agua de bebida producía en nuestras ciudades, hasta muy recientemente, epidemias catastróficas de enfermedades mortales como cólera, tifus, disentería y gastroenteritis. La primera planta de cloración de agua se puso en marcha en Middelkerke (Bélgica) en 1902, y a partir de ahí se extendió su uso por todo el mundo.

Desde entonces, la cloración del agua ha sido uno de los procedimientos sanitarios que más ha contribuido a nuestra salud y bienestar; un proceso que además resulta económico. La revista Life declaró en 1997: “La filtración del agua potable junto al uso de cloro es probablemente el avance en materia de salud pública más importante del milenio”.

En España, entre 1910 (década en que se generalizó la cloración) y 2010, la esperanza de vida se duplicó al pasar de los 40 a los 80 años. Por desgracia, se calcula que en 2010 aún quedaba un 13% de la población mundial sin acceso a agua potabilizada.

Un estudio publicado la semana pasada ha generado alarma al sugerir la posible relación entre el cáncer de vejiga y el consumo de agua........

© HuffPost