We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

El estado de las recentralizaciones

1 0 0
12.05.2020

Anadolu Agency via Getty ImagesEl ministro de Sanidad, Salvador Illa, y el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

Este artículo también está disponible en catalán.

Primero actuaron (más bien no hicieron nada) como si el coronavirus no fuera capaz de cruzar fronteras. Como si pensaran que China quedaba muy lejos (y quizás el virus era amarillo). Más sorprendente fue que un poco más tarde, aunque Italia está muy cerca, confiaran que su frontera era impermeable al virus.

De pronto cambiaron de opinión y el Gobierno central se puso a repetir, dale que dale, que «el virus no entiende de fronteras», a pesar de que era evidente que la epidemia tenía diferentes velocidades según la zona y mostraba que el Estado español era un país heterogéneo y diverso.

Después de pensárselo mucho, decidieron que sí las tenía y que eran provinciales y de inspiración francesa. Impuestas en 1833 y emblema del centralismo más absoluto, desdibujaban los reinos históricos. El ministro de Sanidad, Salvador Illa, lo anunció así: «En nuestra propuesta, la provincia es la unidad de referencia del desconfinamiento»; que suena a «unidad de destino en lo universal», aquella definición franquista de España que se estudiaba en la asignatura Formación del Espíritu Nacional.

El caso es que desde la Constitución de 1978 hay superpuestas dos divisiones territoriales, la de las comunidades autónomas y la rémora de las pervivientes provincias. Son provinciales las circunscripciones electorales para........

© HuffPost


Get it on Google Play