We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

La histérica, la loca y la feminazi: las nuevas etiquetas para la mujer intelectualmente inquieta

1 0 0
17.06.2019

No pasa un día sin que me llamen “feminazi”. Lo digo en serio. Desde hace más de diez años, alguien encuentra suficientes razones para lanzarme el epíteto, ya sea por mis opiniones, por el hecho de ser abiertamente feminista o la más reciente, “por ser progre”, un adjetivo de factura reciente que no sé muy bien cómo encajar. Pero bien, cuando eres feminista, liberal y activista como yo, nadie necesita grandes razones para usar la palabra “feminazi” como un “argumento” (pueden reír aquí) que finaliza cualquier diálogo.

Eres “feminazi” por muchas cosas. Por tener opiniones políticas firmes, por argumentar sobre ideas machistas, por involucrarte en debates públicos en que debes explicar tu punto de vista como puedas en medio de insultos y menosprecios a tu capacidad intelectual. Pero también lo eres si tienes mal humor, si no soportas las impertinencias que de vez en cuando te arrojan a la cara en las redes sociales, si no te ríes de los chistes machistas, si te quedas seria y sin responder a insinuaciones sexuales de toda índole. “Feminazi”, si además tienes una postura crítica sobre leyes que deterioran el estatus legal o cultural de la mujer, si no te da la gana de permanecer callada. “Feminazi” por pensar.

¿Lo peor? Que no siempre la palabra la utilizan los hombres. Lo hacen las mujeres, para dejar claro que en los que a ella se refiere, la postura feminista es una incómoda y nada solicitada intromisión en su vida. He leído y escuchado a mujeres que llaman “feminazis” a otra por quejarse del acoso callejero, a una desconocida que se enfureció porque un grupo feminista colgó en su fanpage un artículo sobre la copa menstrual — ”¿Quién les da derecho a opinar?”, dijo la invisible interlocutora, para mi sorpresa — , a montones que utilizan las palabras para designar las discusiones sobre el aborto y el derecho sobre la capacidad reproductiva. Por lo visto, la palabra feminazi sirve para todo.

No es un fenómeno reciente: cada época tiene una palabra para desautorizar la opinión........

© HuffPost