We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

Ni vencedores ni vencidos, ni tontos ni listillos

5 0 0
09.10.2019

La historia de la democracia del 78 demuestra que cada vez que los movimientos violentos o separatistas se encuentran ante el precipicio, es decir, en el momento de pagar el ‘precio justo’ por sus delitos, sean de sangre o de horchata, siempre surge un coro de equidistantes que hasta ese momento mantenía una actitud contemplativa, pidiendo que en el desenlace inevitable “no haya ni vencedores ni vencidos”. O sea, que la partida termine en tablas.

Eso, sin duda, muestra que hay mucha bondad desamparada, pero poco sentido de la realidad. Imaginen ustedes que, por poner un ejemplo al que suelo acudir en estos trances, la Guardia Civil de Tráfico multa a un conductor que circula al doble de la velocidad permitida y que encima duplica la tasa de alcoholemia y tiene trazas de consumo de drogas alucinógenas. Y el individuo le dice, muy chulo él, al agente de la autoridad, que si firma la multa es “por imperativo legal”, pero que espera que “no haya ni vencedores ni vencidos”.

Esto se puede extrapolar a otras parcelas. Supongamos que todos los imputados en la trama Púnica o Gürtel, o en la de los ERE, se plantan ante el juez y le dicen “su señoría, sólo esperamos que aquí no haya ni vencedores ni vencidos”. Eso lo decía monseñor Setien, pero sin embargo permitía que sus curas nacionalistas y proetarras impidieran entrar en los templos los ataúdes de las víctimas asesinadas por ETA. ETA a los vencidos los dejaba listos para enterrar.

Ahora este ‘bondadosismo’ –tiene mala fama la palabra ‘buenismo’, parece poco progresista– resurge con fuerza en Cataluña. Pendientes de la sentencia del Supremo a los dirigentes del procés, que como cabía esperar en un Estado de derecho han terminado procesados, y serán seguramente condenados por los hechos probados y radiotelevisados, aparecen los que apuestan por una ‘solución dialogada’.

Pero como se decía siendo yo niño, “quien no ha corrido tiempo ha tenido”. Los que rompieron el diálogo fueron los que organizaron un golpe de estado de barretina y pandereta en Cataluña, sin atender a los........

© HuffPost