We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

El Hospital de San Miguel de Zafra, de fundación filantrópica medieval a centro para la cultura contemporánea

1 0 0
19.05.2019

Vista del pórtico / Víctor Gibello

VER TODA LA GALERÍA DE FOTOS DEL HOSPITAL SAN MIGUEL DE ZAFRA/Autor: VÍCTOR GIBELLO

Hace 25 años, en una visita al Museo del Prado, el azar, en el que no creo, me condujo ante una de las obras allí cobijadas. En la sala 051A un San Miguel Arcángel vestido con atuendo militar batallaba con Satanás, al que sometía con determinación. A su alrededor tenía lugar una batalla entre ángeles y demonios, un caos absoluto del que las fuerzas del bien salían triunfadoras una vez más. Me interesé por la pintura y descubrí, asombrado, que procedía de Zafra, del Hospital de San Miguel, desde donde, por adquisición, fue incorporada a los fondos del Museo en 1929.

El lienzo, inicialmente una tabla, fue trabajo de un pintor anónimo, denominado con vaguedad, como “Maestro de Zafra”. Algunos de los estudiosos que se han acercado a la obra han tratado de adscribirla a Juan Sánchez de Castro, o a su entorno inmediato. Sin embargo, la pintura fue realizada entre 1495 y 1500, durante el gótico tardío, estilísticamente ligada a la corriente hispanoflamenca, posterior a su muerte. Otros han afirmado que fue elaborada por Antón de Madrid, quien trabajó en la Baja Extremadura entre finales del siglo XV y principios del XVI. Antón de Madrid realizó el retablo mayor de la iglesia parroquial de Calzadilla de los Barros, ese trabajo, muy diferente estilística y técnicamente, hacen inviable la vinculación, pues claramente parecen surgidas de la mano de otro autor. El Maestro de Zafra sigue siendo un artista desconocido.

El imponente San Miguel Arcángel, con casi 2,5 metros de altura, fue creado en el siglo XV para formar parte de un retablo situado en la iglesia de Santa María Magdalena, integrada en el Hospital de San Miguel, obra desarticulada al ser sustituida por otra de traza barroca. Por fortuna, en el siglo XVIII, fueron capaces de apreciar el valor de la pintura y conservarla entre los elementos de ornato del templo, como cuadro fijado a la pared, quizás en alguna de sus capillas.

El Hospital de San Miguel nació por deseo expreso de doña Constanza Osorio, condesa de Feria. Así lo dejó señalado en su testamento. Su viudo hizo que se cumplieran sus disposiciones testamentarias, al menos parcialmente, aunque él también feneció unos años después, estando el edificio en pleno proceso de obras, y no pudo verlo concluido. Digo que parcialmente pues el Hospital ya existía con anterioridad, incorporándose algunas de sus instalaciones al nuevo programa constructivo. Constanza pretendió edificar una nueva instalación en un lugar más cercano a los centros de poder de la villa, pero también previó y aceptó la posibilidad de hacer una reforma general de lo ya existente, creando, eso sí, una nueva fundación hospitalaria en torno a la iglesia de Santa María Magdalena.

Puerta de acceso al templo. / Víctor Gibello

El Hospital de San Miguel representa un ejemplo excepcional de las fundaciones benéficas bajomedievales. Pese a su estado de abandono y profunda degradación, es un lugar clave para comprender, entre otras cosas, el arte mudéjar de Extremadura. San Miguel posee un alto significado para Zafra, su historia se liga íntimamente a la de la ciudad, de la cual fue un símbolo de solidaridad, filantropía y bonhomía durante siglos, distintivos que bien representan a la población y en los que ha de cimentar su futuro.

Zafra no podía permitirse su desaparición, máxime después de la declaración como Bien de Interés Cultural en 2013. Es por ello que la Corporación Municipal se aplicó a la tarea de obtener financiación con la que impedir una pérdida que, a juzgar por el estado de deterioro profundo, parecía irreparable.

Utopía no es aquello imposible de realizar, utopía es todo lo que aún no ha sido realizado. La utopía nos pone en el camino de alcanzar aquello que parecía irrealizable antes de dar el primer paso. El Hospital de San Miguel será devuelto a la ciudad para disfrute público, un lugar para la cultura, para el conocimiento, del que los zafrenses podrán hacer uso en breve tiempo.

Hospital visto desde el templo / Víctor Gibello

Muy pronto darán inicio las obras que permitirán su restauración. El objetivo básico es recuperar el espacio abandonado y dotar a la ciudad de una Biblioteca y un Archivo Públicos acordes con su entidad, unas nuevas y óptimas instalaciones culturales que engalanarán aún más un rico enclave patrimonial declarado Conjunto Histórico – Artístico. Pasado y presente se conjugarán para dar lugar a un futuro mejor.

Gracias al trabajo bien hecho la utopía ha sido superada.

A lo largo de la Baja Edad Media la Casa de Feria, propietaria de la villa de Zafra, elevó en su capital condal dos hospitales, el de San Miguel y el de la Salutación, posteriormente denominado de Santiago, para atender las necesidades de enfermos menesterosos, tanto de la villa como transeúntes. Durante los siglos XVI y XVII fueron creados otros dos hospitales: el de San Ildefonso y el denominado de la Misericordia, que dependía directamentede la........

© HOY