We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

Una democracia a tiro

1 0 0
17.04.2019

A primera hora de la noche del 23 de febrero de 1981 se produjeron muchas entradas y salidas de la sede de Fuerza Nueva en Santa Cruz de Tenerife, una actividad del todo inusual en un local muy poco visitado por nadie. Jovencitos sonrientes y enérgicos entraban y salían, algunos con sobre y papeles. Mis amigos y yo no teníamos ni bigote entonces, pero observamos el movimiento (nunca mejor dicho) con auténtica preocupación, que aumentó cuando llegó de paisano un oficial del Ejército, padre de una compañera de clases. Lo cuento porque éramos unos mocosos, unos mocosos que, salvo en el caso de un amigo, hijo de un dirigente de la UGT, no militábamos en ningún partido. Pero sabíamos en qué consistía Fuerza Nueva: un reducto de franquistas cuya nostalgia incurable no era precisamente pacífica.

Hoy se nos cuenta........

© Faro de Vigo