We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

Estado delincuente

1 0 0
12.04.2019

Lo que habría que dilucidar es si el comisario jubilado y próspero empresario José Manuel Villarejo es el síntoma de una patología del Estado o, por el contrario, una acabada expresión del funcionamiento habitual de sus intestinos. Sea abominable anomalía o brillante emprendedor de la coprofagia entre otros, lo más notable de Villarejo es que aprendió el oficio de espía y conspirador en el seno del Estado, durante años de servicio en la lucha limpia y sucia contra ETA y recabando información delicada contra los enemigos del Gobierno de turno, al servicio de la socialdemocracia céntrica, centrista y centrada o del conservadurismo uno, grande y libre que pactó con Arzallus y Pujol. Después se dedicó a monetizar su agenda, su know how y su capacidad técnica y logística. Y se hizo rico.

A Pablo Iglesias le asiste toda la razón cuando subraya que el espionaje a Podemos, una........

© Faro de Vigo