We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

La civilidad del gran anfitrión

3 14 11
23.11.2021

Las esquelas invadieron los diarios. Ocurre con las personas muy ricas, poderosas o creadores notables. No era el caso. Pero era excepcional. El nombre dice poco a los jóvenes. Quién era.

Excepcional por la energía que lo acompañó hasta el final de su larguísima vida. Muy delgado, deportista, parecía siempre tener prisa. Sus ojos —con algo de picardía— brincaban de un sitio al otro. Lo asaltaban las ideas. Abogado de origen, de la UNAM, institución que adoraba, con estudios en NYU y experiencia en el litigio, como él mismo contaba, devino en banquero por casualidad: el presidente del consejo de City Bank lo invitó a incorporarse a la institución.

El salto lo troqueló, conoció la potencia de las instituciones de crédito. La imaginación financiera corrió por su sangre. Prosperar era su consigna ética. Imaginaba negocios donde no había nada. Apoyado por don Rodrigo Gómez, don Carlos Trouyet y don Manuel Gómez Morin, vaya triada, José Carral consiguió algo atípico:........

© Excélsior


Get it on Google Play