-Fue un cambio de gabinete bastante complicado, algunos hablaron de bochorno, por la nominación fallida de Cataldo como subsecretario de Interior. ¿Cuál fue tu impresión?

-La primera impresión que deja este cambio de gabinete es que el Gobierno sigue tomando decisiones de manera muy desprolija, con falta de chequeo de antecedentes, y eso termina pasándole la cuenta. El subsecretario Monsalve ya estaba designado ministro Segpres y fue una decisión que se tuvo que revertir a última hora. Por lo tanto eso quiere decir que el Presidente no tenía contemplado en su diseño de cambio de gabinete a la nueva ministra Uriarte en el comité político. Este comité político lamentablemente es el resultado de una improvisación de última hora, más que de un diseño bien pensado.

-Más allá de los tuits de Cataldo, el hecho de poner a un comunista en ese cargl también fue criticado. Después circuló otro nombre, que también era del PC.

-Eso es parte del mismo problema. Es decir, el gobierno no solo no chequeó si Cataldo tenía algún antecedente que pudiera complicar ese nombramiento, sino que tampoco hizo un análisis serio y profundo de lo que podía eventualmente implicar nombrar a un militante comunista en la subsecretaría del Interior, que está a cargo de la seguridad pública.

Lo que se confirma es que aquí hay un Presidente que teniendo el tiempo, más de 48 horas desde el resultado del plebiscito, para poder hacer un diseño bien analizado, no lo hizo. Al final, el Presidente toma decisiones que muestran una tremenda improvisación. Lo más grave, sin restarle méritos a Uriarte, es que producto de esta desprolijidad, es un gabinete que parte cojo, porque no era el diseño original.

-¿Qué te pareció la reacción de la derecha al exigirle al Presidente un cambio para salvar el diálogo político?

-La derecha efectivamente presionó más allá de lo prudente. Pero está aprovechando como ocurre en política, las debilidades de un gobierno que después del resultado del domingo quedó con un flanco abierto muy grande. Después del resultado 62 – 38 a favor del Rechazo, este cambio de gabinete implica el retorno en gloria y majestad de la ex Concertación. Aquí hay un triunvirato de la ex Concertación en la toma de decisiones, que son Carolina Tohá, Ana Lya Uriarte y Mario Marcel.

Todas las decisiones fundamentales del Gobierno de aquí en adelante van a pasar por ese triunvirato. Este nuevo diseño, que pone en el primer anillo a la ex Concertación, confirma a mi juicio que el proyecto político de Apruebo Dignidad está muerto.

-¿El gran ganador es el Socialismo Democrático?

-Sin duda. Además de una historia política compartida, hay muchos complicidades y lealtades entre Tohá, Uriarte y Marcel. Apruebo Dignidad, que tenía como columna vertebral el proceso constituyente y esta propuesta de constitución en particular, basado en una alianza dentre el PC y el Frente Amplio, hoy día está muerto.

-¿El nombramiento de Carolina Tohá es adecuado para los desafíos que vienen?

-Me parece bien. Ella tiene mucha experiencia política, viene de una trayectoria de la Concertación, de la Nueva Mayoría; es una persona inclinada al diálogo, a los acuerdos. Representa un estilo muy distinto a la nueva generación que llegó a La Moneda con Boric. La misma generación que está teniendo que ceder un tremendo espacio de poder, producto de que a los seis meses de su llegada ha sido severamente sancionada por la ciudadanía en el plebiscito.

-Llamó la atención que el diputado Aedo (DC) dijera en Canal 13 que el nombramiento de Tohá no era adecuado porque ella tenía temas pendientes.

-Efectivamente, ella estuvo implicada indirectamente en el caso del financiamiento ilegal de la política y tiene un problema pendiente con la Contraloría por su paso en la Municipalidad de Santiago. Pero creo que lo más relevante es que Carolina Tohá representa un giro político muy profundo en el diseño original del Gobierno. La señal política es la de un fracaso rotundo, que se expresa con brutal fuerza el día domingo en las urnas y ahora la respuesta, la reacción inevitable a este veredicto en las urnas, es el rediseño completo del Gobierno, donde el eje de poder pasa a la ex Concertación.

-¿Este gabinete es bastante mejor que el anterior?

-Sin duda. En términos de manejo y de gestión política, este gabinete lo va a hacer muchísimo mejor. O sea, entre la experiencia política de Carolina Tohá, y la experiencia política de Izkia Siches, no hay comparación. Uriarte también tiene mucha más experiencia que Giorgio Jackson en la gestión de Gobierno, jugó un rol muy importante en el segundo gobierno de Bachelet. Es otro bagaje.

-Otro anuncio fue que la ministra Jara (PC), del Trabajo, ingresa al comité político. ¿Fue un gesto para calmar a los comunistas?

-La decisión a favor de la ex Concertación y del mundo del Socialismo Democrático, es tan potente que al Presidente no le quedó otra que meter a una ministra comunista al comité politicó para tratar de balancear y equilibrar un poco la señal pública evidente que se está enviando con este cambio de gabinete.

-Algunos criticaron el cambio de Jackson.

-El Presidente trató de salvar a su amigo, a su compañero de toda la vida y de su carrera política. Lo que no pudo hacer con Izkia Siches. Se notó que estaba muy dolido y afectado por eso, pero en el caso de Jackson era más difícil todavía. Jakcson-Boric-Vallejo forman parte de una historia. Me parece entendible que lo haya mantenido en el gabinete. Jackson para la Segpres no tenía los atributos, pero en otro ministerio puede funcionar bien.

-El discurso de Boric fue significativo, dijo que este era uno de los momentos más duros que había vivido, y también aludió críticamente a la Convención al decir que la gente que se cree adelantada está equivocada. ¿Cómo lo interpretas?

-La crítica que le hace a la Convención es una crítica que es extensiva a él mismo y a su generación. Esta generación tiene un espíritu vanguardista, utópico, maximalista, que al igual que el Presidente han venido mostrando desde el 2011 en adelante.

-En el discurso insistió en las transformaciones.

-No le queda alternativa. No puede desechar completamente la agenda de transformaciones que representa el gobierno (y que representaba la Convención), a los seis meses de iniciada la gestión de este Gobierno. Que un proyecto político que se estuvo elaborando y construyendo durante más de una década, termine durando seis meses es tremendo. Estoy de acuerdo con el Presidente de que este es probablemente el momento más complejo de su vida política. La derrota.

-Habló de de humildad, pero también dijo ni un paso atrás.

-Son señalas de debilidad más de que de fortaleza. Es decir, tratar de mantener en pie lo que queda del proyecto original, cuando está claro que el proyecto original se está viniendo abajo.

-En ese contexto, ¿cuál debe ser la estrategia de la derecha? Hoy día golpeó la mesa, pero ¿debe optar por otro estilo en las negociaciones del nuevo proceso?

-En algunas cosas secundarias como el traspié del gabinete hoy día, la derecha, como cualquier oposición, aprovechó el momento para golpear al adversario, al gobierno. Es parte de la lógica de la política, pero en los temas más sustantivos como construir los acuerdos necesarios para reiniciar el proceso constituyente, la derecha debe estar en una predisposición distinta.

-¿Incluir en el gabinete a alguien del Rechazo, que tiene el 60 por ciento, hubiera sido una jugada audaz?

-Parte del problema y de las debilidades que tiene el Gobierno es que todos los integrantes de este nuevo gabinete forman parte de el Apruebo y por lo tanto del mundo que fue severamente derrotado el domingo en la noche.

Impacto causó en Carabineros la designación del PC Nicolás Cataldo. La información fue recibida primero en el gabinete del general director, lo que de inmediato generó una serie de análisis respecto de las futuras coordinaciones con la Subsecretaría del Interior, considerando la postura extrema de, hasta ese momento, la nueva autoridad para criticar la actuación […]

El cambio de gabinete fortalece la conducción económica de Mario Marcel, dada la mayor el ingreso de Carolina Tohá y Ana Lia Uriarte al comité político. El Presidente empoderó a Jeannette Jara en Trabajo, mantuvo a Nicolás Grau en Economía e instaló a su amigo Diego Pardow en Energía.

El embajador en Madrid dio una entrevista a la agencia EFE, mientras la jefe de la legación en Berlín contestó un tuit del ex convencional DC sobre el cambio de Gabinete.

El severo golpe que supuso la debacle electoral en el plebiscito se tradujo en un cambio de eje en la conducción del Gobierno, que deja de estar en manos de Apruebo Dignidad y ahora pasa al Socialismo Democrático, que queda con la jefatura del equipo político, en manos de Carolina Tohá, y de Mario Marcel, […]

Las empresas debemos entender que el modelo productivo que hemos mantenido por casi 200 años está agotado y nos es factible ni consistente con los límites del planeta. Somos parte de un todo, de una estructura social que no solo nos pide producir y rentabilizar, sino también tener conciencia del impacto de nuestras acciones, la […]

QOSHE - Max Colodro y cambio de gabinete: “El Presidente toma decisiones que muestran una tremenda improvisación” - Marcelo Soto
We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

Max Colodro y cambio de gabinete: “El Presidente toma decisiones que muestran una tremenda improvisación”

3 438 16
07.09.2022

-Fue un cambio de gabinete bastante complicado, algunos hablaron de bochorno, por la nominación fallida de Cataldo como subsecretario de Interior. ¿Cuál fue tu impresión?

-La primera impresión que deja este cambio de gabinete es que el Gobierno sigue tomando decisiones de manera muy desprolija, con falta de chequeo de antecedentes, y eso termina pasándole la cuenta. El subsecretario Monsalve ya estaba designado ministro Segpres y fue una decisión que se tuvo que revertir a última hora. Por lo tanto eso quiere decir que el Presidente no tenía contemplado en su diseño de cambio de gabinete a la nueva ministra Uriarte en el comité político. Este comité político lamentablemente es el resultado de una improvisación de última hora, más que de un diseño bien pensado.

-Más allá de los tuits de Cataldo, el hecho de poner a un comunista en ese cargl también fue criticado. Después circuló otro nombre, que también era del PC.

-Eso es parte del mismo problema. Es decir, el gobierno no solo no chequeó si Cataldo tenía algún antecedente que pudiera complicar ese nombramiento, sino que tampoco hizo un análisis serio y profundo de lo que podía eventualmente implicar nombrar a un militante comunista en la subsecretaría del Interior, que está a cargo de la seguridad pública.

Lo que se confirma es que aquí hay un Presidente que teniendo el tiempo, más de 48 horas desde el resultado del plebiscito, para poder hacer un diseño bien analizado, no lo hizo. Al final, el Presidente toma decisiones que muestran una tremenda improvisación. Lo más grave, sin restarle méritos a Uriarte, es que producto de esta desprolijidad, es un gabinete que parte cojo, porque no era el diseño original.

-¿Qué te pareció la reacción de la derecha al exigirle al Presidente un cambio para salvar el diálogo político?

-La derecha efectivamente presionó más allá de lo prudente. Pero está aprovechando como ocurre en política, las debilidades de un gobierno que después del resultado del domingo quedó con un flanco abierto muy grande. Después del resultado 62 – 38 a favor del Rechazo, este cambio de gabinete implica el retorno en gloria y majestad de la ex Concertación. Aquí hay un triunvirato de la ex Concertación en la toma de decisiones, que son Carolina Tohá, Ana Lya Uriarte y Mario Marcel.

Todas........

© Ex-Ante


Get it on Google Play