El escenario local no es más auspicioso: la inflación ha subido mucho más de lo esperado, la recuperación económica ya tocó techo y en los próximos 12 meses, con una alta probabilidad, entraremos en una recesión técnica.

En el escenario internacional, la invasión de Rusia a Ucrania ha exacerbado las presiones inflacionarias, generando una escalada de precios en alimentos y energía que no se veía desde la década de 1970.

Ambos países proveen el 30% del trigo a nivel mundial y Rusia exporta el 20% de los fertilizantes en el mundo y una gran cantidad de países dependen de sus exportaciones de combustibles fósiles (petróleo y gas natural). Así, en abril, el precio del trigo había aumentado un 54% anual, el de los fertilizantes se ha duplicado y el barril de petróleo se ha mantenido por sobre los US$100, pudiendo llegar a los US$175 a fines de año. A esto hay que agregar que las cadenas de suministro global todavía no logran normalizarse producto de las medidas de confinamiento impuestas por China ante los rebrotes de Covid-19.

El panorama local también es sombrío. Si en marzo el Banco Central proyectaba una inflación del 5,6% para este año, en su último IPoM la ajustó a un 9,9% (aumento del 77%). Aunque a algunos les cueste reconocerlo, el Banco Central estima que la gran mayoría de este aumento se explica por factores internos (retiros y apoyos fiscales en 2021).

Junto con una alta inflación, la economía ya muestra signos de desaceleración. El boom de consumo debería estar llegando a su fin: el comercio minorista comienza a desacelerarse las ventas del retail volvieron a niveles prepandemia y la venta de viviendas en Santiago se desplomó un 41% el primer trimestre. De inversión ni hablar. El Banco Central proyecta caídas del 4,8% y 2,2% para este año y el próximo, respectivamente.

Con todo, en los próximos 12 meses, tendremos un escenario de recesión económica con una alta probabilidad. Como pasa en cualquier fiesta, llegó el momento de pagar la cuenta y aguantar la resaca.

¿Qué puede hacer el Gobierno para navegar esta tormenta o, mejor dicho, salir ilesos de este huracán? Lo primero, descartar medidas populistas que suenan bien, pero funcionan mal. Congelar precios, apuntar con el dedo a empresas que supuestamente “especulan” con los precios o cerrar el comercio exterior en pos de una supuesta “soberanía alimentaria” sólo exacerbará los problemas. La tarea no es fácil ya que las dos herramientas para sortear las crisis económicas (política fiscal y política monetaria) tienen muy poco margen.

Para no abandonar el proceso de ajuste fiscal, las ayudas para paliar los efectos de la inflación deberían tomar la forma de transferencias focalizadas, no universales (la inflación afecta en mayor medida a las familias más vulnerables).

Segundo, estamos a dos semanas de que el Ejecutivo presente su reforma tributaria, la que no solo debería tener el norte de recaudar más, sino también de tener un sistema más simple, justo y que incentive la inversión y el crecimiento.

Por último, la reforma de pensiones, anunciada para los próximos meses, debería ratificar la importancia de fortalecer el pilar de ahorro individual, que no solo ha demostrado ser relevante para financiar pensiones de manera sostenible, sino que ha sido clave para profundizar el mercado de capitales y, con esto, financiar proyectos que contribuyan al desarrollo de largo plazo del país.

El salir bien parados del huracán económico que se avecina dependerá, en su gran mayoría, de la agenda económica del gobierno en los próximos meses. Ojalá que esté a la altura y nos pueda dejar a todos “con la boca abierta”, tal como supuestamente quedaron -según señaló la ministra de RR.EE., Antonia Urrejola- los inversionistas canadienses en la gira internacional del Presidente.

La Reserva Federal aplicó un anticipado incremento de 75 puntos base en los tipos de interés. En Chile y en la mayoría de los mercados globales el valor del dólar se ajustó a la baja ante las nuevas perspectivas monetarias de EE. UU.

Solo dos semanas quedan para que Hacienda revele el contenido de la reforma tributaria con que espera recaudar 4% del PIB, es decir, US$ 12 mil millones anuales, cuando todas las medidas estén en régimen. Este viernes se presentará el resultado de los Diálogos Tributarios y el lunes comenzará el trabajo prelegislativo con el oficialismo. […]

La semana pasada, la comisión de Minería y Energía del Senado recibió a la ministra Marcela Hernando y al subsecretario Willy Kracht, para abordar el diseño con que la Administración Boric busca crear una empresa estatal-privada para trabajar el depósito salino del país. Desde el sector privado advierten que los planes del Gobierno son difusos. […]

A partir de marzo, ya desatada la invasión rusa a Ucrania, los datos geopolíticos se han mezclado con tendencias macroeconómicas globales en un cóctel preocupante. En el Gobierno y entre consultoras económicas anticipan tendencias que harán de este 2022 un año más complejo para Chile de lo que ya se preveía.

El ministro de Hacienda regresó a París la semana pasada y reactivó una agenda de nombres clave para una etapa crítica del pacto tributario que está por anunciar. Un acuerdo con la OCDE consiste en el envío de una delegación “para acompañar al Ministerio de Hacienda durante la tramitación de la reforma tributaria”. El otro […]

QOSHE - Ojalá nos dejen “con la boca abierta”. Por Juan José Obach - Juan José Obach
We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

Ojalá nos dejen “con la boca abierta”. Por Juan José Obach

5 15 1
16.06.2022

El escenario local no es más auspicioso: la inflación ha subido mucho más de lo esperado, la recuperación económica ya tocó techo y en los próximos 12 meses, con una alta probabilidad, entraremos en una recesión técnica.

En el escenario internacional, la invasión de Rusia a Ucrania ha exacerbado las presiones inflacionarias, generando una escalada de precios en alimentos y energía que no se veía desde la década de 1970.

Ambos países proveen el 30% del trigo a nivel mundial y Rusia exporta el 20% de los fertilizantes en el mundo y una gran cantidad de países dependen de sus exportaciones de combustibles fósiles (petróleo y gas natural). Así, en abril, el precio del trigo había aumentado un 54% anual, el de los fertilizantes se ha duplicado y el barril de petróleo se ha mantenido por sobre los US$100, pudiendo llegar a los US$175 a fines de año. A esto hay que agregar que las cadenas de suministro global todavía no logran normalizarse producto de las medidas de confinamiento impuestas por China ante los rebrotes de Covid-19.

El panorama local también es sombrío. Si en marzo el Banco Central proyectaba una inflación del 5,6% para este año, en su último IPoM la ajustó a un 9,9% (aumento del 77%). Aunque a algunos les cueste reconocerlo, el Banco Central estima que la gran mayoría de este aumento se explica por factores internos........

© Ex-Ante


Get it on Google Play