We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

Por dónde no camina la economía libre

1 0 0
15.03.2019

En estos momentos existe, por la revolución digital, una evidente ventaja de las grandes empresas para actuar en el sector de los servicios comerciales. Evidentemente esto va a abrir reacciones vinculadas a los pequeños empresarios comerciales en relación con la pérdida de la libertad en el sector. Conviene por eso aclarar esta cuestión porque los economistas se han pronunciado sobre ella.

Uno de ellos, gran economista asturiano, Valentín Andrés Álvarez, señaló cómo, para comprender este fenómeno, conviene diferenciar algo que en español no es igual: la concurrencia y la competencia. No así en inglés, con lo cual surgen más de una vez de ello dificultades para comprender ciertos fenómenos. Chamberlin es quien nos advirtió cómo la libre entrada de muchos competidores imperfectos hace que no se reduzca el precio hasta el suelo del coste marginal, que es sin embargo lo que genera la competencia perfecta. Y respecto al pequeño comercio, en su Curso de Economía Moderna, aclara esto Samuellson, en un epígrafe titulado Las industrias superpobladas, al indicar que "existen muchas ramas de la actividad económica caracterizadas por un excesivo número de empresas, la mayoría de las cuales realizan un reducido número de negocios, permaneciendo en el sector únicamente hasta que pierden su capital. Así, en el comercio al por menor se pueden citar como ejemplo de estos casos las tiendas de comestibles... y otras muchas que requieren un capital inicial pequeño... Pero, ¿cómo es que entran nuevas empresas en estos sectores, siendo así que la mayoría de las existentes sufren pérdidas? Al parecer ello se debe, en parte, a ignorancia... Tales sectores económicos, crónicamente superpoblados, no son necesariamente lo que los economistas llaman de competencia perfecta. Desgraciadamente en la mayoría de los sectores superpoblados, la competencia es totalmente imperfecta. Los pequeños establecimientos, como son........

© elEconomista